EJERCIENDO LABORES QUE QUIZÁS NO LES CORRESPONDAN

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

EJERCIENDO LABORES QUE QUIZÁS NO LES CORRESPONDAN
Se ha documentado que cuando la llamada Guardia Nacional entre en funciones, tendrán sus elementos, entre otras tantas tareas, que actuar como agentes migratorios y posiblemente hasta como agentes viales; sin embargo, aunque se diga que ya comenzó a ejercer sus actividades en el estado de Veracruz, las leyes secundarias que establecerán de bien a bien lo que deben de hacer para no ejercer fuera de la ley, aún no están listas.

Pero el problema al parecer es que ya hay elementos de otras corporaciones policíacas que ya se sienten con el pleno derecho de obligar a la ciudadanía a estar por debajo de su autoridad, aunque ningún ciudadano esté cometiendo algún ilícito, sino nada más porque algunos elementos policíacos se sienten con derecho de estar por encima de la población sin tomar en cuenta para nada el hecho de que son servidores públicos y que están precisamente para salvaguardar la seguridad e integridad de la ciudadanía y no para agredirla en cualquier forma.

Recientemente abordé un taxi y de inmediato noté que el chofer, joven aún, me volteaba a mirar insistentemente, pero al parecer nada más me estaba escaneando, porque a la mejor me tomó confianza ya que me preguntó de pronto, que si yo creía que estaba bien que policías estatales anduvieran haciendo labores de agentes de vialidad; al cuestionarle yo el porqué, me comentó que a inicios de esta pasada semana que acaba de concluir, llevó un corte al fraccionamiento Flamingos, al oriente de la capital nayarita, y que después de dejar a su pasaje, al tomar una calle para dirigirse a salir al buleva Colosio, en sentido contrario a la dirección que él llevaba estaba una patrulla de la policía estatal, y vio que uno de sus tripulantes le hacía señas para que se detuviera; pero que pensó que las señales eran quizás para otra persona, pero al ver por el espejo retrovisor que no venía circulando ningún otro vehículo, intuyó que dichas señas eran para él, por lo que se detuvo enfrente de la patrulla encendiendo las luces intermitentes por aquello de no te entumas.

Se acercó uno de los elemento de la policía estatal diciéndole en forma de pocos amigos que por qué no se quería detener, para de inmediato pedirle al taxista que se identificara, entonces el taxista le entregó su credencial para votar, y luego el policía le solicitó la tarjeta de circulación, y cuando el taxista la estaba buscando en la cajuela guantera, notó que el policía estatal había metido su brazo para levantar el tapete del tablero frente al volante y estar esculcando, por lo que esto no le pareció al taxista por lo que le dijo por qué estaba haciendo eso, a lo que el policía estatal le respondió que él sabía lo que hacía, a lo que el taxista le dijo que eso no estaba bien, que le pidiera los papeles y que él con gusto le mostraría los que trajera. Fue entonces que el policía le preguntó que dónde estaba el papel del refrendo, a lo que el conductor de servicio le respondió que no lo traía porque su patrón no había pagado, que no nada más él, sino toda la organización de taxistas a donde pertenece, ya que el dirigente de su asociación de taxistas les había dicho a los patrones que no pagaran hasta no dialogar con el gobierno estatal, pues les querían cobrar más de 15 mil pesos por dicho refrendo que vendría a ser la tenencia para poder circular y dar servicio, aunque ese permiso ya lo habían cubierto en septiembre u octubre del año pasado y que a su patrón le había salido como en cinco mil pesos.

Entonces, el policía estatal le dijo al taxista en forma que le pareció al taxista un poco altisonante, que si sabía que le podía recoger el vehículo en ese momento por no traer ese refrendo, entonces el taxista le dijo al policía que él por qué, si no era agente de tránsito, y el estatal le respondió diciéndole que estaban coadyuvando a los agentes de vialidad; sin embargo, comentó el taxista que no veía a ninguno en los alrededores, únicamente estaba la patrulla de la policía estatal y otro elemento aparte del que lo estaba importunando.

Después de esto como que aflojó el elemento policíaco, ya que nomás le dijo al taxista que no le extrañara que al pasar por un filtro o retén el vehículo le fuera recogido por la falta de pago del dichoso refrendo.

¿Qué no habrá alguien que les diga a los elementos policíacos cuando se les da capacitación que no pueden detener un vehículo nomás porque se les antoja y que no pueden meter mano en las pertenencias o papeles de los ciudadanos sin una orden judicial?

Sea pues. Vale.