DEL SEMÁFORO ROJO AL NARANJA; A VER DESPUÉS QUÉ

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

En la acostumbrada virtual mesa de análisis que lleva a cabo semanalmente la Unión de Columnistas y Articulistas de Nayarit (UCAN), que preside la licenciada Lily Cayeros, se trataron los temas del paso al semáforo naranja por dos semanas, así como el arribo de otro lote de vacunas anti-Covid19 a Nayarit, y el término de las precampañas.

Desde luego que la primera interrogante sería que qué irá a pasar después de estas dos semanas de semáforo naranja, si se volverá al rojo o pasará a amarillo y así sucesivamente. Y desde luego que existe la duda de que vaya a mejorar esto, debido a que se señaló en su momento que Nayarit ya estaba en color naranja, y que si se volvió al semáforo rojo, mucho habrían podido tener las fiestas decembrinas, por las reuniones familiares y grupos de amistades celebrando posadas como cenas navideñas.

Por lo que podría existir la posibilidad que, ahora con los festejos del Día del Amor del Amor y la Amistad, que si bien se dijo no se permitirían ninguna clase de festejos masivos ni mucho menos, este día 14 de febrero, en algunas partes de la ciudad se llegaron a oír bandas de música y grupos norteños, así que ojalá y no repunte el número de contagios por coronavirus nuevamente y volvamos que tener pasar otra vez al color rojo.

En este punto, el maestro escénico y analista Luis Alberto Bravo Mena, dijo que en sí es la federación la que determina el color de los semáforos a nivel nacional, y que no hay congruencia entre lo que afirman las autoridades sanitarias con la realidad que está pasando en los hospitales, ya que por experiencia propia de unas personas conocidas se enteró de que en el hospital del ISSSTE, especializado en Covid19, es muy duro el viacrucis que sufre la gente por no haber especialistas en esta enfermedad o no hay los suficientes para atender tantos casos, y lo triste que es tener que recurrir a video-llamadas para estar en contacto con los familiares hospitalizados para estar sabiendo respecto a su salud; y esto lo podríamos saber en carne propia la mayoría de nayaritas, pues en el primer círculo familiar se han sufrido casos lamentables por esta pandemia. Y añadió que desde su perspectiva, este gobierno estatal no ha sabido enfrentar debidamente esta situación porque le ve cierta inmadurez para tratar el asunto.

Sin embargo, el profesor y periodista gráfico, don Ramón Pérez Rentería, no coincide con el maestro Bravo, al decir que no considera que sea el gobierno el culpable del aumento de contagios y fallecimientos en Nayarit, sino nosotros mismos, la ciudadanía en su conjunto que no acatamos como deben de ser las medidas dictadas por las autoridades correspondientes. Añadiendo el profesor que si se abrió el comercio y todo lo demás para este 14 de febrero, tal vez haya sido a la presión de grupos del comercio, quienes también se han visto muy golpeados económicamente con esta pandemia. Y puso de ejemplo al municipio de Bahía de Banderas, porque miró unos videos y fotos en donde no se ve que se haya cumplido con la sana distancia, así como infinidad de personas sin cubre-bocas y obvio, sin guardar las medidas dictadas, porque queda claro que la mayoría de la gente quiere y anhela su libertad a como dé lugar.

El profesor, académico y analista político Carlos Fránquez Villaseñor, señaló que hay un sub-registro tanto de contagios como de fallecimientos en la entidad, no hay claridad, estamos a oscuras de información veraz; por lo que no está fuera de lugar insistir a la gente que cumpla con las medidas de restricción, la sana distancia, el lavado frecuente de manos, utilizar el cubre-bocas, etcétera. Y puso énfasis en que si nos comparáramos con otros países, claramente se vería una diferencia enorme en cuanto al manejo de la pandemia; y puso como ejemplo al vecino país del norte, los Estados Unidos, en que ahora con la nueva administración, se enfocaron más las baterías al combate de esta enfermedad.

Por su parte, el destacado periodista Marco Vinicio Jaime, dijo que él ve claramente que no hay una política de comunicación transversal y armonía entre autoridades y ciudadanía, pues la gente está ajena al gobierno, pues el color de los semáforos podría variar en verde para proteger la economía y seguir en rojo para la población.

Y en cuanto al arribo de más de nueve mil vacunas a Nayarit, los integrantes de la UCAN participantes, coincidieron en que ojalá y la vacunación se aplique a quien le corresponda y no a políticos y funcionarios.

Sea pues. Vale.