DE TRIQUIÑUELAS, FALSEDADES Y OTROS DATOS

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

La comidilla del momento no podría dejar de ser entre gran parte de la población, que el Instituto Nacional Electoral (INE) haya negado el registro a “México Libre”, pretensión de partido político que han estado empeñados en formar el expresidente Felipe Calderón Hinojosa y su señora esposa Margarita Zavala Gómez Martín del Campo.

Y desde luego, esto se festeja prácticamente a nivel nacional, pues no nada más lo celebra el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), sino la mayor parte de la ciudadanía e incluso, se podría decir que hasta algunos panistas, debido a que presentían que en dado caso que se les otorgara esta franquicia al ahora expresidente y su esposa, podría existir la posibilidad de que varios militantes del PAN abandonaran sus filas, sobre todo los más advenedizos que creyendo quedar bien con su antiguo jefe que alguna vez consideraron como el primer panista del país, y con esto adelgazar y debilitar aún más la militancia panista quedando únicamente los verdaderos panistas, los de cepa, los más congruentes con los iniciadores de esta asociación política, que vieron cómo eran avasallados por una nueva ola de dizque panistas que se habían apoderado del partido blanquiazul, sin prácticamente poder hacer nada para parar todos los actos de corrupción y anomalías que impasibles vieron cómo se cometían tanto en el sexenio de Vicente Fox Quesada, como en el de Felipe Calderón Hinojosa.

Obviamente que el matrimonio Calderón-Zavala no se iba a quedar de brazos cruzados al ver que su castillo de naipes se derrumbaba estrepitosamente al no conseguir su capricho; y más, por la posibilidad de que ya tenían amarres para la aprobación de su neo partido. Tal vez por eso se vea más el énfasis del reclamo, por la posibilidad de haberse sentido traicionado en cierta forma; pues no por nada el reclamo abiertamente de que no comprenden el porqué un cambio tan repentino, de la noche a la mañana de ciertos consejeros que al parecer ya los tenían seguros, y de pronto cambian de opinión.

Y el ridículo de Felipe Calderón se acentúa cada vez más, al despotricar contra las autoridades del INE, dando a entender, tal vez en forma subliminal, a buena parte de la opinión pública, que les reclama soterradamente el rompimiento de un pacto, de un acuerdo concebido de antemano.

Y ante este posible pacto, posiblemente acordado y que al parecer de alguna forma se rompió probablemente en forma unilateral, es por eso que ahora hasta la señora Margarita Zavala se va con todo en contra del presidente AMLO, señalándolo como promotor de lo acontecido asegurando que reconoció abiertamente haber influido ante las autoridades del INE para que cambiaran su determinación de abonarles el paso libre a su pretendida asociación política.
Y a propósito de AMLO, él mismo le dice a Calderón Hinojosa, en su mensaje sabatino, que le haga como él le hizo durante tantos años: que reclame pacíficamente en caso de ver un ataque o una consigna en su contra y que por eso le negaron la aprobación a su pretendida franquicia partidista.

Y en cierta forma tiene razón AMLO al invitar a Felipe Calderón a que salga a las calles a protestar –en forma pacífica, claro está- y que llame a sus antiguos colaboradores que lo apoyaron en el gran fraude electoral del año 2006, que llame a todas esas personas que supuestamente dieron su apoyo para la creación de su pretendido partido político, que se manifiesten dándose a conocer, que se vea claramente a esos miles de ciudadanos que dieron sus aportaciones económicas y sus firmas, para que los miren y comprueben su existencia no nada más los del INE, sino la ciudadanía en general.

Ahora bien: desde luego comenzaron a salir en redes sociales voces señalando que todo esto es una vil triquiñuela, y que de ahí el supuesto reclamo y apelación de la pareja Felipe-Margarita, a la decisión del INE, pues se dice que existe la posibilidad de que el Tribunal Electoral le dé luz verde al capricho matrimonial, y así salvar al INE, cuyos consejeros se lavarían las manos ante tal decisión.

Sin embargo, no por nada AMLO está celebrando, pues ha de tener otros datos que podrían amarrar de manos tanto al Tribunal Electoral como al propio INE. Y no es romanticismo ni guion de película, porque en su momento se documentó que muchas de las firmas que avalaron la candidatura independiente de doña Margarita, resultaron falsas, pero que contó con el disimulo del INE que dejó pasar toda esta anomalía a sabiendas del mal proceso.

Sea pues. Vale.