DE LA GLORIA AL INFIERNO

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

DE LA GLORIA AL INFIERNO
Pues vaya sorpresa que nos llevamos la mayoría de los mexicanos este pasado martes con la noticia de la detención del líder espiritual de la Iglesia La Luz del Mundo, Nassón Joaquín García en Los Ángeles, California, del vecino país del norte; y más, porque aparentemente se creía que era intocable este señor.

Sin embargo, para infinidad de tapatíos nacidos en los años 40, 50, 60 y posiblemente algunos más nacidos en la década de los 70 del siglo pasado, este tipo de acusaciones contra los dirigentes de dicha Iglesia no es nada nuevo, pues desde siempre se han corrido rumores de casos de abusos entre la feligresía y adeptos a esta congregación religiosa.

Casi a finales de los años 50, cuando uno comenzaba a oír pláticas de adultos, no indebidamente sino por casualidad, era común escuchar que al señor Aarón Joaquín González (se dice que su verdadero nombre era Eusebio) abuelo del hoy detenido en Los Ángeles, le gustaba ejercer el derecho de pernada, y se decía constantemente que cuando le gustaba una muchacha nomás con decirle a los papás de esa chica que había soñado con su hija, era más que suficiente para que se acostara con él supuestamente por mandato divino. Aclaro que esto es lo que se oía constantemente en varios círculos sociales; pero buscándole aquí, allá y acullá se descubren varias publicaciones de la época del iniciador de la Luz del Mundo, así como de su descendencia, y que paradójicamente, es algo muy similar a las acusaciones que ahora pesan sobre el ministro mayor, Nassón, de esta Iglesia que siempre ha dado mucho de qué hablar.

Se ha documentado que desde siempre ha habido infinidad de acusaciones en contra de los ministros de este culto; sin embargo, dichas acusaciones no prosperan debido a que esta Iglesia tiene mucho poder no nada más en Guadalajara, Jalisco, que es en donde se fundó y tomó fuerza, sino que dicho poder se extiende a gran parte de la República Mexicana, así como en otras partes del mundo en donde cuentan con sus templos; y además, porque debido a dicho poder ha logrado alianzas políticas que en cuanto surge algún tipo de conflicto, de inmediato se nota la fuerza de ese poder con algunas autoridades de altos vuelos. Pero también se ha dicho y documentado, que esta Iglesia cuenta con sus grupos de choque tan fuertes que tienen gran capacidad para disuadir a cualquier mortal para que desista de las acusaciones en contra de la Iglesia y sus ministros, sobre todo cuando estas denuncias están dirigidas hacia su guía espiritual, es decir, en contra de la dinastía de los Joaquín, descendientes de Aarón Joaquín.

Obviamente que por encima de toda acusación está la presunción de inocencia, y desde luego que es un derecho inalienable con el que cuenta Nassón Joaquín García; sin embargo, viniendo la acusación de una fiscalía estadounidense se supone que han de tener bien armado el paquete de pruebas, testimonios y demás, ya que se tiene entendido que los gobiernos gringos no dan paso sin huarache y que es poco probable que se avienten un clavado a una alberca sin agua, por lo que tal vez sea muy difícil que la libre tan así como así o como si hubiese sido detenido en nuestro país en donde todo es posible y tal vez en poco tiempo saldría exonerado y hasta con disculpas, verbi gracia Elba Esther Gordillo Morales y Raúl Salinas de Gortari, que quienes les regresaron su cuentas económicas de un dinero que es prácticamente imposible hacerse de esas cantidades nada más con respirar.

Coincidentemente, hay personas que atañen este asunto al del exfiscal estatal del sexenio anterior, preso ahora en Nueva York, debido a que achacan esta detención del líder de La Luz del Mundo a la Justicia Divina, más que a las investigaciones llevadas a cabo en los Estados Unidos que ya han dado muestras de no andarse con chiquitas; y si bien allá la corrupción no es desconocida en lo absoluto, por lo menos sí le quitarán varios pelos al gato que significan todos los grandes intereses económicos que se dice, mueve esta Iglesia.

Lo que sí es obvio es que la detención del líder religioso no es por insidia ni por difamación o como han señalado algunos de sus ministros: por mala intención hacia su institución encargada de la enajenación de almas, porque cómo alguien le podría tener mala leche a una institución que tiene contentos a miles de creyentes, por lo que todo está enfocado no en la Iglesia en sí, sino en su pastor principal y secuaces que saben todo lo oscuro del teje y maneje de toda esta institución.

Sea pues. Vale.