Cosecha de pitayas, ¡en pleno apogeo!

Zona sur.- Rojas y amarillas, blancas o moradas, ¡sabor a pitaya!… Pitayas carnosas, dulces. El fruto llega a Ixtlán y a Ahuacatlán, a Jala y sus alrededores, en canastos o chiquigüites, en baldes de peltre o de plástico; y la mayor producción proviene del municipio de Amatlán de Cañas y de las zonas áridas de Santa Cruz de Camotlán, pero también de Méxpan y de Zoatlán.

La cosecha de Pitaya empieza apenas. No hay muchas, ¡pero qué sabrosas están! Los productores quieres sacarle el mayor provecho a este fruto, carnoso y jugoso, además de su exquisito sabor un tanto exótico.

Para nadie es desconocida la fama de la pitaya que se produce en los municipios de Ahuacatlán, Ixtlán y Amatlán de Cañas.

No hay en esta zona una sola persona que radique en el extranjero y que cuando tenga comunicación con los suyos por cualquier vía, pregunt: “¿Y cómo están las pitayas este año?”.

Lamentablemente esta fruta no ha podido comercializarse a gran escala y la única forma de comer esta fruta lo es en esta época y en fresco. Existen intentos y hay ya muchos guisos con este frutal, pero hoy en día es difícil todavía su conserva.

Es en mayo cuando se obtiene la mayor y principal cosecha de la pitaya; pero es en junio, con la llegada de las primeras lluvias, cuando termina la producción de esta fruta, tan mágica, tan deliciosa, tan deseada y también tan difícil de conservar.

Así las cosas, desde principios de este mes se empezaron a ver en la región las primera pitayas. Hoy a dos días de que concluya el mes de mayo, la producción crece significativamente, beneficiándose con ello muchas familias productoras de la fruta.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario