Consejos para tu próxima declaración de impuestos

Reducir los pagos de impuestos en la declaración de renta es posible, y hoy en día existen varias medidas que puedes llevar a cabo para ahorrar en impuestos a la hora de ajustar cuentas con Hacienda. Con diversos consejos, siempre dentro del margen legal, será posible recortar las cuentas relacionadas con los impuestos.

Consejos muy útiles

Todos los años se deben declarar los impuestos, como el pago de facturas de Cinepolis por disfrutar este servicio de entretenimiento, por ejemplo, así como otro tipo de impuestos.

La declaración de impuestos es un proceso obligatorio, sin embargo, existen diversas opciones para reducir el pago en la próxima declaración de la renta. Hay varios consejos que te ayudarán a pagar menos sin salirte de lo legal, como los que comentamos a continuación.

Realizar donaciones

Las donaciones son aportaciones voluntarias para apoyar una causa benéfica que ayuda a la población vulnerable. Con las donaciones se pueden producir deducciones tributarias que pueden disminuir el pago de impuestos.

Lo más recomendable es donar a las mismas entidades, como una ONG o fundaciones sin ánimo de lucro. Gracias a esto, podrás deducir un 80% en los primeros 150 euros, y un 35% sobre lo que exceda de esta cantidad.

Después de realizar las donaciones, deberás solicitar a las entidades la certificación correspondiente.

Pagar la hipoteca

En caso de tener derecho a usar la deducción fiscal por compra de vivienda habitual, lo mejor será amortizar la hipoteca antes de finalizar el año. Si la vivienda la compraste antes del 2013, la deducción será del 15% de lo pagado por ella, sobre un máximo de 9.040 euros.

Amortizar de manera anticipada la hipoteca con una cantidad que alcance este límite, te permitirá realizar una deducción en los impuestos. Además, las comisiones por cancelación anticipada que cobran algunas entidades se pueden deducir dentro de los 9.040 euros.

Aportaciones al plan de pensiones

Si metes hasta 2.000 euros en un plan de pensiones, puedes recortar el pago por IRPF. Esta es una buena opción si consigues rentas por parte del trabajo, por actividades profesionales o por alquileres de inmuebles.

Sin embargo, debes tomar con cuidado este consejo, ya que es importante elegir un buen plan de pensiones, de lo contrario, los gastos y la poca rentabilidad lo convertirán en una mala inversión.

Compensar pérdidas y ganancias

Si a lo largo del año tienes ganancias, ya sea por ventas o donación de bienes, y a su vez adquieres pérdidas por otras inversiones. Una manera efectiva de ahorrar en la declaración de impuestos es con la materialización de estas pérdidas, de esta forma se compensarán las ganancias y viceversa.

Para compensar las pérdidas, lo mejor será vender los bienes y donar el dinero. Tampoco debes donar bienes que produzcan pérdidas o rendimientos de capital negativo en el IRPF, dado que las autoridades no permiten su compensación.

Comunicar los cambios familiares

Indicar al empleador los cambios en la situación familiar, como el nacimiento de un hijo, el divorcio de la pareja o la discapacidad de un miembro de la familia, te ayudará a ajustar al máximo posible la cantidad de retención del IRPF, dado que esto dependerá de las circunstancias familiares.

Usar las deducciones autonómicas

Hay diversos gastos a lo largo del año que pueden ayudar a recortar el IRPF, como la guardería de los niños, los gastos en educación, la contratación de ayuda doméstica y hasta la instalación de dispositivos para ahorrar luz o agua.

Para saber cuáles de estos gastos se pueden deducir de la declaración de la renta, debes informarte previamente sobre las deducciones fiscales a las que tienes derecho. Esto puede variar dependiendo de la comunidad autónoma.

Por lo general, estas deducciones autonómicas se otorgan si no excedes algunos límites de ingresos. En caso de superarlos, puedes disminuir tus ingresos con gastos deducibles o con retribuciones exentas, y así podrás aplicar este tipo de deducciones a la hora de declarar los impuestos.