CON PRECAUCIÓN: YA SE ABOLIÓ LA ESCLAVITUD EN MÉXICO

Serio Mejía Cano
Al parecer los trabajadores del municipio de Tepic afiliados al Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado y Municipios (SUTSEM), levantan su plantón sin obtener resultado favorable a sus demandas. Esto mucha gente lo toma como una derrota, pero más como un precedente de que quienes están obligados a pagarles lo que se dice les deben a los sindicalizados, con la mano en la cintura seguirán negándose en lo subsecuente a cubrir dicha deuda anteponiendo el mismo pretexto: no hay dinero.

Buena parte de la ciudadanía se ha enfocado más en los perjuicios que provocó el paro laboral de los afiliados al SUTSEM,  sobre todo en el Centro Histórico, sin olvidar los amontonamientos de enormes pilas de basura en las colonias de la periferia y otras partes del municipio; sin embargo, es bueno recordar aquello de que para comprender algo que involucra a otras personas, es necesario ponerse en sus zapatos, y más, porque tal y como están las cosas en cuestión de economía, hoy son los trabajadores del municipio y por ende del estado que también tienen su plantón frente al Palacio de Gobierno; pero por lo mismo, ningún trabajador está exento de no verse en algún conflicto obrero-patronal cualquier día, así que también es bueno recordar eso de que cuando veas las barbas de tu vecino rasurar, por las tuyas a remojar.

Se ha enfatizado más entre la población sobre los malos olores que generaron los camiones recolectores de basura, los montones de la misma en las calles de la ciudad, la falta de otros servicios que proporcionan los burócratas al interior del Palacio Municipal, y muy poco sobre el porqué se originó todo esto, qué es lo que reclaman los afiliados al SUTSEM, por qué tuvieron que llegar a esta determinación; y hasta se oyen voces que no tenía por qué perjudicar a la ciudadanía. Pero ¿de qué otra forma se puede llamar la atención precisamente de la ciudadanía para que se dé cuenta de que es el gobierno municipal el causante de todo esto?

También hay gente que se va con la finta de lo que dicen otras voces aduciendo que los del SUTSEM no tienen llena en cuanto a salarios se refiere; sin embargo, habría que tomar en cuenta que los bonos y todas las prestaciones que ganan hoy los burócratas nayaritas no las exigieron a punta de pistola ni les fueron otorgadas bajo algún tipo de amenaza; no, sino que les fueron otorgadas por los mismos gobiernos tanto estatales como municipales en su momento en que fueron solicitadas. Que hoy en día los actuales gobiernos se quieran retractar o desconocer todas esas prestaciones y bonos es otra cosa: mala leche, porque si ya están establecidas esas prestaciones en los contratos colectivos de trabajo y reconocidos por los gobiernos que las otorgaron, entonces se deben de cubrir a como dé lugar, y no querer hacérselas tablas omitiendo esos pagos ya preestablecidos con anterioridad.

Hoy retiran su plantón los trabajadores del municipio pero no así su protesta la que sigue viva, porque la deuda se les sigue debiendo. Y si bien los trabajadores municipales vuelven a sus labores sin que se les hayan resuelto sus peticiones con base en que podrían ser rescindidos sus contratos de trabajo, es bueno reconocer que si los trabajadores están bajo una cláusula laboral que los obliga a no faltar más de tres días a sus labores, también está contemplado que la parte patronal también tiene sus obligaciones, y entre éstas está la de pagar en tiempo y forma los salarios ya devengados, así como los bonos y prestaciones ya estipuladas. Porque si un trabajador no cumple con sus obligaciones, por ley se le castiga, pero también a quien no le paga debe ser amonestado.

Y desde luego surge el posible desconocimiento de la ley laboral del actual presidente municipal en funciones, sobre todo de la esencia que encierra el artículo 123 constitucional en sus apartados A y B, porque se ve claramente que más está actuando como empresario que como servidor público, pues en algunos medios se dice que ha amagado a los trabajadores municipales en caso de que no se presenten a sus labores tal cual, porque todos los trabajadores del país, hasta los burócratas, tienen todo el derecho a manifestarse y protestar por los malos tratos en sus centros de trabajo, sean del apartado A o del apartado B, porque la esclavitud quedó abolida en el siglo XIX, por el llamado Padre de la Patria don Miguel Hidalgo y Costilla. Y este trato que están padeciendo no nada más los del SUTSEM sino la mayoría, es prácticamente de esclavos.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario