CON PRECAUCIÓN: VOTO POR VOTO, ACTA POR ACTA

Serio Mejía Cano

Comentan que una parturienta en cuanto dio a luz, suspirando muy hondo dice para sí que por fin han terminado sus problemas, a lo que una de las enfermeras que se encuentran a su lado le señala que no, que apenas comienzan mínimo por los próximos 15 años. Y si bien mucha gente cree que con el término de las elecciones pasadas terminaron los conflictos electorales, es posible que apenas comiencen, si no aquí en Nayarit, sí en el Estado de México.

Resulta inverosímil que si la candidata por Morena, la profesora Delfina Gómez, iba punteando en los resultados desde el comienzo de los comicios, de pronto haya dado un bajón y que la haya alcanzado y rebasado el candidato del PRI Alfredo del Mazo Maza, quien de un momento a otro superó la votación de la profesora Delfina como por arte de magia. Algo por demás inusitado. Pero qué se podría esperar, porque ni modo que el poderoso grupo Atlacomulco fuera a perder así como así su bastión de poder en donde ha señoreado durante décadas, y menos porque dicha entidad se ha tomado desde siempre, y más últimamente, como un parámetro para las elecciones federales en donde el PRI le tantea el agua a los camotes para considerar cómo será su próximo triunfo electoral.

Es obvio pensar que volveremos a ver la película ya tantas veces vistas del “voto por voto, casilla por casilla”, y más por la sencilla razón de que hay bases para el reclamo de Morena, porque el ya declarado triunfo del otrora partido aplanadora tiene muchos visos de sospecha, más de los que pudiera haber habido en 1988 y el 2006 que, conforme pasa el tiempo se ha hecho más evidente que sí hubo un gran fraude en las elecciones de esos años; así que por lo mismo, ahora resaltan las mismas sospechas de que algo no anda bien respecto a los resultados oficiales. Y si bien ya sabemos que de puro ruido no pasará, lo que pase, sea lo que sea, será un aliciente más para que se incremente el ausentismo electoral, a que el abstencionismo para votar de muchos mexicanos tenga como base el porqué ir a votar si su voto no se respeta en lo absoluto, ya que los resultados vienen a ser un designio del dedo mayor y no como la ciudadanía quiere que sean.

¿Acaso hubo alguna impugnación a las elecciones de 1994 y del 2000? Por supuesto que no, pues fue obvio el triunfo de Ernesto Zedillo y Vicente Fox, respectivamente: sin embargo, tanto en 1988 como en el 2006 hubo fuertes impugnaciones a los resultados de las elecciones presidenciales de dichos años, ¿por qué? Pues porque existieron serias anomalías muy vistas y que dejaron infinidad de dudas en la ciudadanía respecto al triunfo de los que se dijo en su momento habían ganado. Algo muy similar a lo que sucede hoy en día en el Estado de México, en donde no hay claridad respecto a los resultados, por haber infinidad de anomalías y sobre todo dudas del manejo de los conteos, por lo que es de esperar que desde luego comencemos a ver esa película ya tantas veces vista en nuestro país, aunque ahora no se diga casilla por casilla además de los votos, sino también acta por acta.
Respecto a Nayarit, pues todo indica que ya se aceptaron los resultados oficiales con la complacencia de los derrotados, sin que haya visos de alguna impugnación al respecto, tal y como si de antemano ya hayan sabido cuál sería el resultado de la contienda, como que si el triunfo de la coalición del PAN y el PRD era una victoria anunciada, por lo que no les quedó de otra más que hacer chillar la víbora un rato y nada más, para después reconocer abiertamente su derrota.

Pero en fin, ahora nada más resta esperar el beneficio de la duda al ver la actuación de un ente no político en los conflictos estatales por venir, ya que no es poca cosa lo que reclamará la ciudadanía en cuanto a resultados de justicia, castigo si los hay, a quienes hayan actuado en contra de la ley estando como servidores públicos. Porque es probable que la ciudadanía no aceptará así como así el borrón y cuenta nueva respecto a la posible malversación de fondos que haya habido en el pasado, por lo que si no hay resultados inmediatos, entrará la duda de que nada se arreglará y que todo seguirá igual o peor de como están las cosas en cuanto a administración se refiere; aunque también está el tema de la seguridad y la tranquilidad en la entidad, porque se dice que existen infinidad de entuertos que arreglar referentes a delitos agrarios y territoriales, así como de predios e inmuebles cuya posesión es muy dudosa. Pero en fin. Sea pues. Vale.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario