CON PRECAUCIÓN: UBER SE CIERNE SOBRE NAYARIT

Sergio Mejía Cano

Fuerte se ha comenzado a oír el rumor de que próximamente podría entrar en el estado de Nayarit el servicio de “UBER”, por lo pronto en los municipios de Bahía de Banderas como en Tepic. Así que desde luego no se han hecho esperar los comentarios al respecto, sobre todo entre los mismos taxistas quienes unos ven con preocupación esta posibilidad y otros no tanto aduciendo que en realidad, por lo menos en la capital nayarita, no prosperará un servicio de esa naturaleza.

Hay taxistas que dicen que de entrar UBER en el estado, entonces en qué quedaría la promesa aquella de que en los próximos diez años no se otorgarían más permisos para taxis debido a la gran cantidad que circulan por las calles de Tepic; y si bien este servicio no se consideraría en sí como el otorgamiento de más permisos, en su esencia sí vendría a ser una competencia para los taxistas por ser prácticamente un servicio similar aunque, obviamente con sus bien marcadas diferencias en cuanto al vehículo que, en el pretendido nuevo servicio tendrían que ser unidades nuevas, de los más recientes modelos; y he aquí uno de los primeros asuntos en cuestión, porque las calles de la periferia de la ciudad acabarían de inmediato con esa novedad de vehículos, pues dichas calles están muy deterioradas, tanto así que en poco tiempo acabarían con todo lo que implica el rodaje de las nuevas unidades. Entonces, de implantarse el servicio de UBER, vendría a ser única y exclusivamente de selección para dar servicio a ciertos sectores tanto de la sociedad como de determinadas zonas de la ciudad. Y si bien podría que no en lo inmediato por la proximidad de la temporada de lluvias, pero para la otra quizás ya esté en operaciones el UBER. Y por más y mejor servicio que se quisiera dar con dicho nuevo servicio, ¿cómo sacrificar una unidad nueva arriesgándola a las empantanadas calles en que se convierten las calles de la capital nayarita cuando llueve?

Y respecto a Bahía de Banderas, hay voces que afirman que allá es en donde podría haber más conflictos, pues si entre los mismos permisionarios actuales no se aguantan entre sí debido a la competencia, tan así que hay caciques del transporte de dicho municipio que por ningún motivo han permitido que se establezcan otros concesionarios, por lo que allá será más difícil que se pueda instalar el servicio de UBER. ¿Cómo dejar entrar a su feudo una competencia tal?

Y a propósito de conflictos, de que los podría haber, es muy probable que los pudiera haber, ya que en las entidades en donde ya funciona el UBER, los problemas no acaban y no se le ve para cuando vayan a concluir, porque se tiene el ejemplo de la ciudad de Guadalajara, en el vecino estado de Jalisco, en donde cotidianamente surgen conflictos entre los taxistas tradicionales y los de UBER; y si bien ya cada vez son menos los problemas, aun así de vez en cuando se dan provocaciones y conatos de violencia que han degenerado en dañar los automóviles que ofrecen el nuevo servicio, sobre todo en la Nueva Central Camionera que se encuentra en el municipio de Tlaquepaque, en donde por cierto, hasta han confundido vehículos particulares con los de UBER y hasta por lo mismo, han afectado a familias que nada tienen qué ver con UBER, sino que surge la confusión porque el vehículo es nuevo y fueron a dejar familiares a dicha central de autobuses.

Sin embargo, algún as bajo la manga tienen los que promocionan el UBER, porque a pesar de los problemas que ha generado en las entidades donde se ha implantado, aun así las autoridades protegen la entrada de UBER, así haya infinidad de protestas de los taxistas tradicionales; porque también está el ejemplo en Mazatlán, Sinaloa, en donde han surgido problemas similares a los de Guadalajara en que los taxistas tradicionales agreden a los conductores de UBER y lo peor, es que muchas de las veces no toman en cuenta al pasaje que ya está a bordo del vehículo o está a punto de abordarlo, lo que no permiten algunos taxistas, cosa que en realidad al público usuario en realidad no le interesa que se peleen entre sí, porque lo que le interesa al usuario es que lo transporten, sea quien sea, y si es con más comodidad, mejor.

Y otra cosa en que ponen énfasis algunos taxistas tepiqueños a los que se les preguntó al respecto, fue sobre las tarifas, algo en que no podrían competir los de UBER, pues se dice que lo menos que podría cobrar un UBER son 50 pesos, y aquí a la gente que se le cobran 30 pesos ponen el grito en el cielo. Pero en fin. Sea pues. Vale.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario