CON PRECAUCIÓN: SUFRAGIO EFECTIVO NO REELECCIÓN

Sergio Mejía Cano

Todavía hoy en día se sigue incluyendo en algunos documentos oficiales la frase tan conocida de “Sufragio efectivo no reelección”; sin embargo, poco a poco han ido diluyéndose estas palabras tan significativas para muchos mexicanos en dichos documentos debido quizás a que ya muchos de los nuevos políticos las consideran obsoletas en alguna forma. Tan es así que ahora aparece un caldo de cultivo para que la no reelección desaparezca definitivamente del léxico de las nuevas generaciones.

Si bien los presidentes municipales se podían reelegir, pero en periodos separados, ahora ya lo pueden hacer, lo mismo que los diputados y regidores para un periodo consecutivo con el cuento de que será una aprobación de su actuación al frente de ese cargo público que el pueblo les ha conferido; sin embargo, esto podría ser nada más la punta de lanza para que en lo sucesivo se vaya abriendo la reelección primeramente para gobernador y ya con el tiempo y con un Congreso a modo, para la reelección presidencial.

Se dice que en 1992 el entonces presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, lanzó su caldo de cultivo para tantear a la ciudadanía para ver qué tan preparada estaba para la reelección, y utilizó el estado de San Luis Potosí para tantearle el agua a los camotes con la reelección de Gonzalo Martínez Corbalá, quien había entrado como gobernador interino de dicha entidad en lugar de Fausto Zapata, pero todo se dio al traste debido principalmente porque no contó con la astucia del oftalmólogo Salvador Nava Martínez que generalizó una gran marcha de protesta; y además, porque varios de los asesores de Salinas de Gortari le advirtieron que eso de la reelección era algo que aún perduraba en el pensamiento de muchos mexicanos como algo que detonó la lucha fratricida tan sangrienta en el país que había seguido después de la Revolución promulgada por el apóstol de la revolución, don Francisco I. Madero; una lucha intestina que había generado infinidad de muertos y que todavía perduraba en la mente de muchos mexicanos. Así que por el momento Carlos Salinas de Gortari archivó  su propuesta para la reelección para mejores tiempos.

Se tiene entendido históricamente que la tragedia que culminó con el asesinato de Álvaro Obregón, fue su interpretación sobre la reelección, porque según los historiadores, él, Álvaro Obregón, la interpretó tal y como estaba contemplada la reelección de los presidentes federales y municipales en la Constitución Política de 1857, y como quedó establecido en la de 1917, para los presidentes municipales, dejando pasar un periodo y posteriormente poder aspirar nuevamente a volver a ser presidente, cosa que no le cayó nada bien al “Jefe máximo de la Revolución”, don Plutarco Elías Calles, por lo que detonó en la eliminación del aspirante a volverse a reelegir. Así que tan, tan, fin de la historia, hasta nuestros días posiblemente.

Debido a que con esto de que se haya abierto la reelección inmediata para los presidentes municipales así como para los diputados y ya no se diga para los regidores, es probable que todo esto sea la punta de lanza para que posteriormente se apruebe la reelección para gobernadores y posteriormente para la de la Presidencia de la República; porque todo es posible que con un Congreso de la Unión a modo tal y como se ha estilado, es para que se apruebe esto debido precisamente a la sumisión de los legisladores que están al mande usted del Poder Ejecutivo.

La frase Sufragio Efectivo no reelección, es la que ha dado un cimiento a nuestra nación, por lo que si ese cimiento se destruye, podrían volver los tiempos aquellos que dieron pie a que la población se levantara en armas, porque si de por sí tenemos una democracia disfrazada, con esto de la reelección bien podría dar al traste con todo lo que se ha logrado desde 1917 a la fecha.

Y a propósito de reelección, hoy en día se anda pregonando que Nayarit tiene al primer diputado reelecto históricamente; sin embargo, no es así, pues si bien en las urnas dicho diputado logró volver a ser diputado en el Congreso Estatal, no se podría considerar como un diputado reelecto, ya que su posición anterior como diputado local se debió a lo plurinominal y no a una elección de voto popular; y por más que se diga que es una reelección no es así, porque su anterior puesto no se debió al voto popular sino a la designación de su partido político y ahora sí es por primera vez elegido mediante el voto popular, cosa que no sucedió antes, que fue de dedo y nada más.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario