CON PRECAUCIÓN : “LA MOTA ATACA DE NUEVO”

Serio Mejía Cano

“LA MOTA ATACA DE NUEVO”
Ya se aprobó en nuestro país el uso de la marihuana para u sus terapéuticos, y a pesar de que precisamente habérsele reconocido científicamente  a la mota infinidad de propiedades medicinales, de todos modos han salido voces en contra de esta histórica medida impugnado esta decisión de nuestros legisladores a pesar de que, viéndola de bien a bien, se podría afirmar que esto de que se permita el uso de la cannabis por parte de nuestros legisladores es una de las pocas cosas buenas que han logrado.

Entre estas voces que se han pronunciado en contra del uso de la marihuana con fines medicinales está la Jerarquía Católica de México, ya que a través de su comunicación “Por Medio de la Fe”, de inmediato alzaron la voz criticando al Gobierno mexicano por haber dado luz verde al uso de la marihuana sin tomar en cuenta los beneficios para miles de enfermos que padecen malestares a los que ataca el ingrediente  alcaloide activo que contiene la también llamada “mala hierba”, pero que en realidad es buena yerba para la humanidad; esto desde luego el Clero Católico Mexicano no lo tomó en cuenta para nada, al contrario, basa su crítica a que supuestamente se va a incrementar la drogadicción y que abrirá el mercado negro de la mota aumentando la delincuencia y la inseguridad, etcétera, etcétera.

Nada nuevo lo que señalan los jerarcas católicos en cuanto al mercado negro, el incremento de la drogadicción y el aumento de la inseguridad, porque ¿qué no acaso ya nuestro país está inmerso en todo eso y más? ¿Qué acaso ignora la Jerarquía Católica o se hace on usa que es precisamente la prohibición del zacatito vacilador lo que tiene sumido a nuestro país en una inmensa ola de crímenes y copado por grupos delincuenciales que son los que supuestamente administran ese mercado negro al que tanto temen los jerarcas de la Iglesia Católica de México?

Que se den de santos los que desaprueban el uso de la marihuana que no se permitió su consumo con fines lúdicos, de entretenimiento, tal y como ya está establecido en otras partes del orbe, porque si así que es permitido su uso para atacar determinadas enfermedades están protestando y pataleando, nomas Imaginemos cuando se permita usar la mota para lo que sea; entonces ¿qué irán a hacer los que están en contra por ahora, torcerse también?

Porque sin tratar de ser agorero ni nada por el estilo, tendrá que llegar el día en que se libere de bien a bien el uso a discreción tanto de la marihuana, el Peyote, la amapola y otras yerbas cuyo uso hoy malamente está prohibido; y malamente, porque es algo que da la Naturaleza, y si la Madre Naturaleza da estas hierbas y bulbos, pues se entiende que lo hace para que toda especie viviente haga uso de todo lo que ofrece la Naturaleza, ¿o no?
Desde luego que todo lo que da la Naturaleza y que se puede consumir debería ser libre de impuestos, entonces ¿por qué y con qué derecho un humano le prohíbe a otro que consuma lo que la Naturaleza nos da libremente?

Y no nada más unos humanos les prohíben a otros consumir lo que brota de la tierra, sino que hasta les prohíben pescar si no están afiliados a una sociedad pesquera o sindicato; les prohíben unos humanos a otros qué fumar, qué comer, qué beber, etcétera; insisto:¿con qué derecho?

Pero volviendo a los jerarcas católicos que en su semanario Desde la Fe se van con todo criticando una buena medida que beneficia a gran parte de la población, con esta actitud están dando a entender que no les importa en lo absoluto la salud de los mexicanos, y que posiblemente desaprueban el uso de la motita con fines medicinales porque tal vez quieran que el precio de la marihuana siga alto debido al mercado negro que sentó sus reales desde que se prohibió su consumo con la amenaza de pena corporal a quien la use o, como oyen algunas voces que afirman que el hecho de prohibir la cannabis a pesar de su alto potencial medicinal, es por y para proteger a los grandes laboratorios farmacéuticos porque ven en la mota un gran peligro para sus intereses y ganancias. Pero en fin. Sea pues. Vale.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario