CON PRECAUCIÓN: A ALGO SE ATIENEN

Sergio Mejía Cano

Este pasado domingo 8 del presente mes, alrededor de las 20:20 horas, en las inmediaciones de la estación del ferrocarril abordo el camión número económico 366 de la ruta Mololoa rumbo al centro de la ciudad. Pago con una moneda de cinco pesos presentando mi tarjeta del INAPAM, el chofer me devuelve dos tostoncitos de cambio, le pregunto que si no son tres pesos lo que me debe de cobrar, y el conductor del camión secamente me dice que son cuatro, le digo que en las noticias habían dicho que mientras estuviera la mesa de la Comisión Técnica del Transporte se iba a respetar la tarifa autorizada, y por respuesta recibí otra vez que eran cuatro pesos pero en forma más cortante aún. Así que mejor dejé todo ahí por la paz.

Eso sí, el chofer de la unidad 366 me dio boleto con la leyenda de “ESTUDIANTE” con el número de folio 341249. Y hoy por la mañana la cosa siguió igual, pues al preguntarle a conocidos, vecinos y familiares cuánto les habían cobrado en el camión, todos dijeron que ocho pesos y cuatro a los adultos mayores compañeros de edad. Lo que indica que los concesionarios y permisionarios no cumplieron su parte del trato de respetar la tarifa anterior mientras se llega a un acuerdo desde la instalación de la Comisión Técnica del Transporte que, según se informó, se había instalado el pasado jueves 5, a menos que quien haya acordado esto haya sido de parte unilateral o los permisionarios lo aprobaron de dientes para afuera, porque es evidente que no dieron la orden a sus choferes para que pararan el cobro indebido de ocho y cuatro pesos, respectivamente.

Y a propósito de la orden girada por los patrones a sus subordinados en el transporte urbano, se supone que toda orden girada por la parte patronal debe de ser por escrito para que los choferes tengan un respaldo para defenderse en caso de verse perjudicados al acatar esta infame medida que ya está visto, ha perjudicado económicamente a la mayor parte de la población que aunque haya quien diga que nada más son dos pesos en el aumento al transporte, para mucha gente significa un enorme gasto adicional; y posiblemente sí sea una enorme cantidad de dinero lo que significa este aumento porque al salario mínimo es lo que se le aumenta cada año, un aumento que no llega ni a tres pesos, así que ahora se podría suponer que previendo el aumento al salario mínimo el próximo mes de enero, los camioneros ya lo aplicaron al sufrido pueblo.

Preguntándole a un chofer de una combi, me responde que no hay de otra porque el patrón ya le aumentó el costo de la venta, de lo que le tiene que entregar diario por jornada laboral y que nomás le dijo que ya cobrara ocho pesos y que al pasaje que no quisiera pagar esa cantidad lo bajara de la unidad. Y al preguntarle a este conductor de combi que a poco se iba a atrever a bajar a alguien, me contestó que no y menos si era un tipo fornido, pues cómo, porque significaría una bronca; y al insistirle sobre qué haría si la gente le entrega nada más los seis pesos autorizados, él dijo que en primera instancia les dice que son ocho pesos, pero si ya no le dan nada pues ahí muere, porque cómo los iba a bajar ya que esos seis pesitos caen a su bolsa y si los pudiera bajar no ganaba ni eso.

Bueno, lo felicité por su razonamiento porque seis pesos es mejor que nada y no faltarle al respeto a los usuarios exigiéndoles el pago ilegal de ocho pesos so pena de tenerlos que bajar o no avanzar. Y ya para finalizar, el chofer de la combi me dijo que también se le habían presentado broncas con gente que ya había pagado ocho pesos y que cuando veían que aceptaba los seis le reclamaban que por qué a ellos sí les había cobrado ocho, pero ante esto mejor se hacía el sordo y más atento en el manejo de su unidad.

Y ante todo esto, no deja de llamar la atención el modo con el que se está conduciendo el permisionario Ezequiel Llamas, pues no se entiende a qué se está ateniendo al mostrarse irreverente ante las autoridades asegurando que el aumento va porque va y que no hay marcha atrás. ¿Será acaso que ya está el tamal amarrado y todo lo que está pasando de que habrá una revisión de tarifas sea pura entretención? Es probable esto porque ya mucha gente está pagando ocho pesos, con disgusto pero como que ya lo ve como un hecho como diciendo: pues ya ni modo.

Ojalá y se haga un buen estudio para que les hagan ver a los concesionarios que sí es muy alta la tarifa en cuanto al salario que recibe la mayoría de la población que por fuerza tiene que hacer uso de este servicio.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario