CLAVE SECRETA: EL REGISTRADERO

Ramón Vargas

Como nunca antes en Nayarit, la efervescencia electoral se deja sentir, y como consecuencia de ello en los últimos días se ha dado un “registradero” de personas que quieren ver sus nombres en las boletas donde la ciudadanía habrá de sufragar el próximo 4 de junio… Las instalaciones del Instituto Estatal Electoral han sido testigo fiel de una romería que muy poco o nada tiene que ver con la política, y que más bien se ve como el festejo de aquellos que, de una u otra forma, aspiran a ser parte de los equipos que habrán de conformarse por parte de quienes ganen las elecciones, para tener la oportunidad de cuando menos asegurar la papa por cuatro años… Es válido porque todo mundo tiene derecho a tener el modo de darle manutención a sus familias, lo que no puede admitirse es que, en aras de no quedar fuera de ese beneficio, haya confrontaciones que lo que registren después sea actos de violencia… Son muchos los que prometen el cambio que  nos habrá de llevar a una mejor calidad de vida, pero también son varios los que al hablar de cambio están pensando en que éste se dé pero para su beneficio personal… Hay que identificar bien a los que están en la condición de servirse y no de servir, porque si nos equivocamos lo que en los próximos cuatro años se registrará será mayor pobreza y más angustia para miles de familias nayaritas… Es falso que los ricos por su mismo estatus ya no sientan la necesidad de quedarse con dinero que no es suyo, como también es mentira que haya redentores que destilan bondad, cuando en su paso por otros cargos lo que dejaron fue el registro de acciones salpicadas por la corrupción… Hay mucho de donde escoger, es cierto, pero también es verdad que son pocos los que pueden ser dignos de brindarles algo de confianza, y menos los que inspiran para dejarles el futuro de nuestra entidad, de los municipios, de los distritos y de las demarcaciones en sus manos.

EL TRABAJO DE LA PRENSA
En estos días el trabajo de los periodistas, de los verdaderos periodistas, que son aquellos que cubren los registros de los candidatos y de los que a punto están de estrenarse como precandidatos, en apariencia es sumamente valorado por la clase política… Así es cada que hay elecciones, pero ya cuando éstas pasan, los que ganan muchas de las veces son los que se encargan de denostar la labor de los reporteros, y mandan a sus incondicionales a atacarlos para que la ciudadanía los considere pocos confiables… Este tipo de acciones tienen el insano propósito de que nadie les crea a los reporteros cuando dicen que tal o cual político está robando, o trafica con sus influencias, y la ciudadanía, que es la se encarga de llevarlos al poder, así sea llevada por los engaños encerrados en sus promesas, muchas veces cae en su trampa para al final quedar como blancas palomas… Y que conste que me refiero a los verdaderos periodistas, sí, a esos que día a día reportan lo que sucede o lo que ha dejado de suceder, por la falta de acciones de un gobierno, y no a aquellos que tratan a los políticos como si todos los días, de todos los años, anduvieran en campaña… Secreto a voces: Dicen que entre tanto candidato el registro de los buenos apenas alcanza el 10 por ciento.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario