Claroscuro – Ixtlenses 5ta Parte

9.- De los escritos, de los relatos íntimos de mi infancia, logré reunir el contenido que se requería para ponerlo a consideración a los distinguidos miembros del consejo editorial de la Enciclopedia Nayarita. De “Casa Grande” y “Galaxia Jiménez”, brotó el trabajo, el libro Nayarit desde mi barrio, remembranzas de un niño que en sus esquinas describía el mundo de la lluvia, del amanecer y los ciclos de la vida, los artesanos, acontecimientos y personajes, los lugares de antaño y los vecinos, para reunir decenas de breves historias.

Se llegó la fecha límite. Logré terminar los dos libros propuestos y  antes del 30 de septiembre los envié por correo electrónico. Anexé fotografías familiares del doctor Roberto Coronado en sus diferentes etapas de su vida. De igual manera escogí una imagen cálida cuando mis tíos, mi madre, mi abuela y bisabuela se tomaron una fotografía en el estudio de Víctor Chávez.

Mientras seguía escribiendo Relatos de Pasión y en un momento al leer un anuncio comercial de una imprenta de Guadalajara, se me prende la idea de imprimir un libro después de varios años de no hacerlo. Fue en octubre que recopilé los escritos breves de lo que veo, pienso, siento, imagino, para tenerlos listos y solicitar la cotización de la promoción de un tanto por ciento.

Duro varios días en contacto con la imprenta Groppe, en la intensidad de ponerse de acuerdo con la portada, volver a sentir la emoción extraña, pero linda de ver plasmados tus instantes de existencia, tu vocabulario, el estilo y la visión. Un buen prólogo de mi amigo Miguel Gonzàlez Lomelí.

A principios de noviembre llegan los dos cartones y vienen los libros envueltos en plástico ligero. Aquí me asaltan preguntas y las reflexiones: si escribir es un problema que resuelve uno en solitario; publicar es otro marcado lío, porque fuera de los presupuestos oficiales debe uno de poner el dinero, que no es nada fácil; venderlos es el gran reto.

Qué complicado es saber que te ninguneen tu libro. Tuve que apoyarme en tres cosas fundamentales: utilizar la red social de Facebook; tomarme una fotografía con el comprador y apoyarme primero en mis amigos, en los conocidos. Una grata experiencia de inventar la campaña literaria que me sacudió de la rutina y que me fui sintiendo bien cuando iba permeando y que en un mes logré ofertarlos cabalmente.

Agradecido siempre por l@s que se llevaron a su lugar de vida, este libro de relatos. La portada es una pareja sentados en una banca bajo una luna en forma de corazón y su aura azul. Me gustó aunque parezca cursi, un hombre enamorado es un hombre ridículo, pero no importa.

Recibí notificación, al igual que el maestro Pablo Torres Sánchez con su trabajo Monumento a Cristo Rey; el profesor Ernesto Parra Flores con los Trapiches de Ixtlán; Roberto Govela Espinoza sobre la Colonia huichola de Zitacua en Tepic y Silvestre Moya Palacios con su trabajo Un Grito de Libertad, sobre el origen del ejido en nuestro municipio. Me dio gusto, francamente saber que dejaríamos huella por el destino de dónde venimos y hacia dónde vamos como pueblo.

9.- Una noche de tranquilidad, revisaba los correos recibidos y de nueva cuenta la imprenta Groppe me envía notificación que hay ofertas y que se cerraría el último día de abril. Otro golpe demoledor. Pronto busco los reportajes escritos de los últimos dos años y logró conjuntar las 100 páginas que se requieren para la oferta.

Me pongo a trabajar, corregir que hasta en las vacaciones en la playa de Chacala, tuve que estar pegado a Word para tener a tiempo el libro Ixtlenses. Casi 40 crónicas de lo representativo en la ciudad. Solicito un préstamo a una caja popular y de mis ahorros me prestan.

Falta la portada y rescato las fotografías de los Reporta-arce. Me vuelve la emoción, me envían la prueba y acepto. Solamente me falta esperar que me lleguen como una carta de amor que impaciente espero… Continuará el próximo viernes.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario