Atención oportuna a paciente con autismo favorece adaptación a su entorno: IMSS

**Para el abordaje de este trastorno, es muy importante el trabajo del área de psicología, el manejo del lenguaje y la participación de  una serie de profesionales para la atención a este tipo de pacientes

Tepic//Ricardo Romero
El autismo pertenece a un grupo de padecimientos considerados como trastornos generalizados del desarrollo. En este rubro existen varios padecimientos que se integran dentro de esta clasificación, cuyo común denominador es que presentan cambios en la socialización, en la conducta y en el lenguaje, señaló especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El neurólogo pediatra del IMSS, Ramón Ernesto Jiménez Arredondo, explicó que en este padecimiento, todos los pacientes presentan cambios o modificaciones en la capacidad de adaptación en esas habilidades, a lo que se denomina trastornos generalizados del desarrollo.

Luego de recordar que el 2 de abril se conmemoró el Día Internacional del Autismo, el especialista dijo que en el Instituto se busca hacer conciencia en la población  sobre lo qué es el trastorno del espectro autista, que en general son grupos de padecimientos donde se ven modificados principalmente la socialización, la conducta y el lenguaje de los niños.

“Hasta el 2014, dentro de esta clasificación eran considerados específicamente como autismo el Síndrome de Asperger, trastorno generalizado del desarrollo no específico y trastorno desintegrativo infantil, pero a partir de 2015, todos estos padecimientos se engloban en una clasificación denominada trastornos del espectro autista”, señaló el doctor Jiménez Arredondo.

El especialista explicó que los padecimientos del espectro autista dificultan que el paciente se integre de una manera adecuada a su entorno, el especialista dijo que  desde el punto de vista neurológico existe un trasfondo de neurotransmisores. Algunos estudios tratan de dar una explicación en general, sin embargo, son diferentes las causas que abarcan desde el punto de vista genético, adaptativo y biológico que se incluyen en este tipo de padecimiento.

“El promedio de diagnóstico se establece a los ocho años de edad, sin embargo, puede detectarse desde los tres años de edad, e incluso existen pruebas aplicadas para  diagnóstico temprano, por ejemplo M-chat, que puede establecer una orientación para el  diagnóstico a partir de los 18 meses de edad”, indicó el neurólogo pediatra.

Insistió que si el paciente se diagnostica de manera temprana, se pueden establecer estrategias desde el punto de vista cognitivo y conductual que le favorezcan, para que se adapte e integre a su entorno, ya que finalmente la capacidad de integración del paciente va a depender de muchos factores.

“Lo que puede marcar una diferencia es el abordaje, la detección temprana y oportuna, reforzando la intervención del área de psicopedagogía. Es muy importante el trabajo en equipo de diferentes áreas, como psicología, el manejo del lenguaje y la participación de  una serie de profesionales para atender este tipo de pacientes”, resaltó el médico.

Añadió que los pacientes con este diagnóstico en el Instituto Mexicano del Seguro Social, cuentan con una cobertura de salud en todo momento; son estrategias que se toman en cuenta en beneficio de la salud de las personas, además de la protección de sus derechos como todo ciudadano.

Finalmente, aseguró que el IMSS cuenta con personal médico, en Psicología, trabajo social capacitado para atender los diagnósticos y darle seguimiento. Actualmente, en el Instituto  se están aplicado  escalas de diagnóstico temprano, estrategias que coadyuvan para hacerlo más oportuno y de esta forma lograr una mejor adaptación de los niños con este padecimiento.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario