Periodico Express de Nayarit
Inicio

- René López Dado, obligado a corresponder al esfuerzo del Gobernador por revolucionar al campo.
- ‘Lluvia Sólida’, una alternativa para los productores agrícolas.

2012 / 03 / 14

AUNQUE EL TITULAR DE LA SECRETARÍA DE DESARROLLO RURAL (SEDER) DEL GOBIERNO DEL ESTADO, RENÉ LÓPEZ DADO, nunca ha cultivado ni la tierra de las uñas de sus manicuradas manos y pies, debe aprovechar el fuerte impulso que el gobernador Roberto Sandoval Castañeda le está dando al campo y, por lo menos, convertirse en un incansable promotor de los programas que existen tanto en la SEDER como en la SAGARPA para apoyar a los productores agrícolas y, de esa manara, corresponder a la confianza que el Gobernador ha depositado en él al ponerlo al frente de la Secretaría que tiene entre sus funciones, precisamente, el desarrollo rural de la entidad y uno de los pilares de la economía nayarita: la agricultura.  

Asimismo, aunque el Secretario de la SEDER desde hace mucho tiempo es prófugo del gis y el pizarrón, en su calidad de maestro se supone que tiene las herramientas necesarias para documentarse sobre los últimos avances que en materia de agricultura han tenido lugar en el país no sólo respecto a los invernaderos y el uso de los canales de riego, sino particularmente acerca del descubrimiento de un científico del Instituto Politécnico Nacional (IPN), llamado ‘Lluvia Sólida’, que es un sistema de riego ideal para tierras de temporal expuestas a las nuevas condiciones meteorológicas provocadas por el cambio climático.

En resumen, la ‘Lluvia Sólida’ es una técnica para solidificar el agua de lluvia mediante la aplicación de un polímero conocido como acrilato de potasio, que se caracteriza por absorber 500 veces su peso en agua. Al mezclarse el agua con el polímero se obtiene una especie de gel granulado que se aplica en las raíces de la planta; luego, se riega varias veces y como el agua no se filtra, la planta conserva la humedad y, aunque no llueva, se reproduce, pues un kilogramo de este polímero absorbe 500 litros de agua, lo que implica que las plantas sólo ocupan de un 5 a un 20% del riego normalmente utilizado, lo que, a su vez, permite revertir los efectos de la sequía.

Entre los beneficios de este sistema de riego sobresalen el hecho de que se puede sembrar cualquier cultivo sin esperar la temporada de lluvias; las plantas no sufren por falta de humedad durante su crecimiento y no son afectadas por la falta de agua en un lapso de 10 meses; se incrementa la productividad de las superficies de cultivo al obtener rendimientos mayores al 100%, utilizando 50% menos de agua, 75% menos de fertilizantes y 50% menos de herbicidas; se reducen los costos de la mano de obra; y  retarda la evaporación y la lixiviación, lo que resulta en una reducción considerable en químicos requeridos, como fertilizantes, herbicidas, pesticidas, etc.

Este sistema de riego ya pasó la etapa de experimentación y se aplica con éxito en algunos municipios del Estado de México e Hidalgo, en donde los excelentes resultados han sido certificados por el Fideicomiso de Riesgo Compartido de Financiera Rural (FIRCO).

Ojalá que René López Dado, cuyo nombramiento como titular de la SEDER fue severamente cuestionado por algunas organizaciones de productores agrícolas, sepa estar a la altura de las circunstancias y responda a las expectativas que el Gobernador ha despertado en torno a la agricultura en Nayarit.