Periodico Express de Nayarit
Inicio

APROXIMACIÓN A LOS ANTECEDENTES INDUSTRIALES DE COMPOSTELA

Fernando González Díaz

2017 / 03 / 24

 Según me contaba mi padre, Pedro González Sandoval, en la zona de Compostela y Mazatán existía una actividad económica preponderante en los años treinta, que consistía en explotar industrialmente el coco de aceite. Dicho producto se traía de la Costa de Chila hasta Mazatán, donde existían por lo menos treinta molinos de coco, llamados tahonas, consistentes en dos piedras redondas, colocadas una sobre otra, movidas por una mula o un macho. El aceite que resultaba lo comercializaban en Compostela, donde se transformaba en jabón de barra, conocido como jabón pinto, mismo que se vendía en Guadalajara y en toda la zona noroeste del país.

El aceite excedente lo vendían también en Guadalajara, y la granza era utilizada para engordar puercos. Con la llegada de la energía eléctrica, los viejos tahonas fueron sustituidos por pequeños molinos eléctricos, hasta que un hombre visionario, Don Gilberto Flores Muñoz, reunió a todos los pequeños industriales del coco y del jabón para fundar la Empresa Oleaginosas, Aceites y Derivados, con todo el apoyo de los gobiernos estatal y federal.

Los socios fundadores de dicha empresa fueron los señores Manuel Cambero Monroy, Jesús Flores Navarro, Jesús Avitia Arzápalo, Jesús Monroy Gómez y doña Elodia Sandoval viuda de González, entre otros.

Dicha industria generó numerosos empleos, y el jabón pinto de Compostela se posicionó en toda la región occidente y noroeste de la República Mexicana. Con la llegada de las lavadoras automáticas, el detergente en polvo, y la sobreexplotación del coco, la empresa desapareció. Don Manuel Martínez, hombre honesto y muy respetado, fue el Gerente General por muchos años, asistido siempre por su diligente secretaria Conchita Díaz Ponce de Borrayo.

Oleaginosas desapareció, y en sus bastos terrenos se erigen hoy las oficinas de la Comisión Federal de Electricidad, y la tienda departamental Ley. Hubo antes otros proyectos industriales, que fueron muy importantes en el desarrollo de nuestro municipio.

MINERÍA
Podemos destacar la industria minera, que dio origen a la leyenda de la Condesa de Miravalles, y a su vez al surgimiento de cuantiosas fortunas. Desde la famosa mina del Espíritu Santo y las minas a cielo abierto de la zona de Jaltepec, hasta las minas del cerro del Carretón, que actualmente se están volviendo a explotar.

PUROS
También, podemos señalar a la industria purera, que ya ha reseñado ampliamente el maestro Antonio Siordia Carrasco, y que dio a Compostela el honor de traer un galardón de la Feria Mundial de París, en 1906, para la fábrica de puros La Providencia, propiedad de Don Petronilo Díaz Ponce Gómez, sin dejar de mencionar que en nuestra ciudad existieron diversos talleres, fábricas y cooperativas dedicadas a la elaboración de puros, con tabaco negro, endémico de este Valle y de la Costa de Chila, de altísima calidad.

No podemos dejar de mencionar las maquiladoras de balsas, de cascos, y de ropa que han existido en nuestra cabecera municipal. Han sido parte del desarrollo económico y constituyen la esencia de la identidad compostelense. Por ello es necesario que tras el planteamiento de inscribir a nuestra ciudad en el catálogo de pueblos mágicos de la Secretaría de Turismo, se realice un trabajo profesional sobre los antecedentes industriales de Compostela, junto con el respectivo análisis de los proyectos que se pueden retomar, para encauzar las inquietudes de las nuevas generaciones de compostelenses, que necesitan empleo y oportunidades de desarrollo, que las negociaciones mercantiles hasta hoy establecidas no les han podido proporcionar.