Periodico Express de Nayarit
Inicio

RELATOS DE PASIÓN: CAPÍTULO CXXVI

Rigoberto Guzmán Arce

2017 / 03 / 22

 Viva la poesía en el cielo, la tierra y en todo lugar con música de mujer.

614.- AMIGA
Toma mi mano amiga, aunque venga el tiempo y la vida vestida de azul o de ceniza, de ardiente vendaval, de cielos hermosos o flores marchitas. Toma mis dos manos porque quizás la lluvia te diga adiós cuando la necesites en tus árboles de soledad y regrese  en tu primavera antes de tu canto feliz. Toma, para que no se diluyan los colores, ni tu sangre se contenga en el horizonte del abrazo.

Para que no mueran los pájaros en la hondura del agua que no corre y ese olor de abandono no sea oquedad de los martirios. Una mano amiga, que sea la suave constelación de mensajes ciertos y el pañuelo de tus lágrimas. Las dos quizás como estrella de navegación, rosas cardinales, siluetas que bajo tu manto sea el infinito de tus alas y que la libertad sea el destello de tu alma.

615.- POESÍA
Ya todos los fenómenos, alegrías, miedos, rezagos, tienen su día, hasta se empalman fechas para conmemorar y ya no caben en el calendario. El inicio de la primavera es motivo para el bautizo  mundial de la poesía y nos brotan las imágenes que tenemos en el archivo de nuestra memoria.

Nos maravillamos el respirar amor, nos ganan las batallas lo que se llama felicidad. Tod@s sentimos, pero no todos somos capaces de expresarnos, de llevar por el mundo de qué color es el alma, de las desgracias y lo divino, de las conspiraciones de sentimientos y la palabra como bastón para guiar en abismos y páramos, en desiertos y montañas, las que nos hacen creer con su luz, en la vida de los demás y que la órbita mía gira alrededor de los planetas viejos y nuevos.

El día y noche de la poesía se festeja con la llegada de la primavera, pero que sigan las lunas, el agua de amor, el sol emocional y los pretextos, justificaciones para que me irradie la poesía todos los años. Que seamos ángeles del infierno y demonios celestiales.

616.- REGALO
Te regalo este ramo de estrellas, luminosidad de flores y mariposas, el cuaderno donde nace el amanecer en tus ojos, la brillantez del atado de tu pelo y la voz que es el sonido tan lindo, tu sinfonía que mis sentidos tienen. Te regalo el viento que es el mensaje del mar y las rocas que tienen las huellas de nuestros cuerpos y los besos a sabor marítimo.

La diadema de caracoles y las sensaciones en tus poros y labios en vuelos de gaviotas, mientras el río de tus silencios, cada gota en el reposo de mis dedos. Te regalos líneas de tu piel como territorios descubiertos en las sombras y en el arrullo, cuando no se requieren palabras, sol las que nacen de tus certezas mientras vamos juntos en  giratorios y traslaciones, eternamente unidos.

617.- INTELIGENTES
Contamos con fijaciones de acciones fijos por el cerebro que tenemos de reptil, el truhan. El que nos hace sobrevivir. Estamos en continuo movimiento desde nuestros orígenes como seres vivos. Patrones de conductas, conciencias están implicadas y el amor también.

Digerir y entender el amor a primera vista porque tenemos el mecanismo listo, activado; la puñalada trapera por los núcleos de la base del cerebro; de pasar del amor al odio en un mismo instante, cuando la hoguera se apaga activando las señales cerebrales rompiendo estructuras. No es el corazón el culpable, ni los sentimientos como escribimos los poetas.

Es el cerebro, de los valores que le otorgamos, la importancia y las conductas. Querer atrapar el sexo como vital para creer que solamente de esa manera se ama, lo hemos adecuado y manipulado. Activamos los sistemas de gratificación cuando dice alguien que nos ama, entonces nos sentimos al mismo tiempo de aceptarlo o reaccionamos indistintamente de rechazarlo por los estados funcionales automáticos.

En este enjambre social, relaciones intricadas, de patrones repetidos, es de inteligentes tener amor eterno.

618.- NOVIOS
Una noche de negro, el aire mecía mi pelo largo, unos cuantos autos pasaban en intervalos y luego desaparecían. La calle opaca y traigo los pensamientos dispersos, pensando en todo y en la nada. Mis pasos silentes, son las nueve y media. El reloj marcó el tiempo.

La Abasolo dormitando en un jueves que se fue como hoja. Una pareja joven, sentados entre vehículos estacionados. Sonrío, no los perturbé: cada cual con su móvil cuando era una noche linda para hacer poesía en sus labios que ansiosos esperaban.

619.- SIN TI
No, no puedo olvidar esta tarde, ni tu rostro mientras te marchabas, pero supongo que así es como sigue la historia, tú siempre sonríes pero en tus ojos asoma la tristeza, sí asoma la tristeza.

No, no puedo olvidar el mañana, cuando pienso en toda mi tristeza cuando te tuve a mi lado pero te dejé ir y ahora lo justo es que debería permitirte saber lo que deberías saber: no puedo vivir, si vivir es sin ti, no puedo vivir, no puedo dar más…no puedo vivir, si vivir es sin ti, no puedo vivir, no puedo dar más (H.N)… Continuarán los relatos de pasión el próximo miércoles.