Periodico Express de Nayarit
Inicio

REPORT-ARCE: ECOMUSEO: -2/2 partes-

Rigoberto Guzmán Arce

2017 / 01 / 24

-Maestro, ¿qué actividades han llevado a cabo?

“Queremos proyectarnos a la comunidad. En jornadas culturales y artísticas cada mes hicimos tres noches de bohemias. Hemos buscado apoyos materiales y recursos económicos. El primer evento que hicimos en la explanada del CEN-IX fue un éxito, después se complicó por los lugares y los gastos. Las jornadas culturales han servido para conferencias, la presentación de un libro, exposición de pinturas.

Otro de los planes es intercambiar relaciones culturales con otros pueblos. Es lamentable que algunos sólo participaron en el membrete”.

El maestro Pablo es incansable para trabajar y conversar, se interesa por todo, y cada mañana participa en la nota radiofónica “Un día como hoy”. Lleva apuntado las horas de la historia de nuestra ciudad, lo hace con tanta religiosidad que ya tiene un archivo abundante. Entonces es natural preguntarle de una acción formidable que enaltece la labor desinteresada y voluntaria del Ecomuseo, de sus integrantes, de aquellos originales queda solamente él, sobreviviente de un naufragio que se sostuvo en una de las velas de la esperanza, de la trascendencia histórica, de que algunas ocasiones se sienta incomprendido.

Entre los integrantes de esta agrupación hemos visto a los profesores José Isabel Ramos, Diocelina Villanueva, Enrique Mota Marmolejo, el doctor Manuel Ávalos, la licenciada Anabel Murillo, Roberto Parra, Fernando Espinosa, y recientemente me he incorporado para fortalecer este mismo espacio.

-Profesor, ¡cuéntenos de las placas, de las palmetas, que poco a poco enriquecen los lugares o personajes en el centro histórico!
Le pego en el clavo, porque se desvive por su amor, de una tierra que lo recibió abierto de brazos cuando él trae la primera luz desde San Juan Peyotán y la coloca aquí.

“En la investigación que hemos hecho ya llevamos de 300 a 370 fichas para que se conviertan en un resumen de una placa que hacemos de cantera. Nos ayudan a sintetizar Toño Tovar, Ramón Díaz Huízar, Ernesto Parra. Logramos colocar ya varias, sobre todo en la avenida Hidalgo.  Hemos incluido nombres de ex presidentes municipales, ex presidentes del comisariado ejidal, los triunfadores de los juegos florales, personajes en la música, en la cultura, en lo trascendental, ex gobernadores, ex diputados. También de lugares como por ejemplo, el Cometa del 82, casas históricas, todo lo que signifique un recorrido como un museo por las calles.

Ante la falta de dinero, hemos buscado personas que nos ayuden a llevar a cabo este proyecto. Hace tiempo el senador Humberto Cota nos hizo el favor de aportar 50 placas en un evento en el comisariado ejidal con la presencia de campesinos, regidores y el presidente municipal. Se levantó y se comprometió en el año 2014 que pagaba el costo. En Ahuacatlán las recibimos.

Esperábamos del presidente municipal una respuesta positiva también, pero guardó silencio. Las palmetas serán señalización de barrios como el del Fresnito, donde se encuentra el Monumento a la Madre. Pensamos seguir instalando las que tenemos. La última fue en el Hotel Boutique Marqués de Minas.

Para este 30 de enero le toca a la Quinta Ruiz, la casa donde viven los familiares de la maestra Lolita, lugar donde fue el cuartel y que tiene un historial de acontecimientos; también pondremos en el bello edificio de la secundaria Lázaro Cárdenas. Se cuenta con otras más para seguir con la ruta por la calle Zaragoza. El precio de la placa es de 450 pesos, pero al mandar hacer una buena cantidad, baja el costo”.

Me quedo pensando en el enorme quehacer cultural que estos ixtlecos nacidos y radicados no merecen solamente el reconocimiento con un fuerte aplauso, merecen ser respaldados porque están haciendo lo que le tocaría hacer a los gobernantes , pero está claro que la cultura no produce votos, ni se cuenta con una política cultural sobresaliente, es por eso que abro un espacio formidable para que otros interesados acompañen en la labor constante para que la obra magna del Ecomuseo no sea un sueño de verano, sea la historia sostenida con pilares de amor por la comunidad, las semillas que fructifiquen, las flores de la querencia.