Periodico Express de Nayarit
Inicio

Conectan tubo desprendido por el río y se reanuda servicio de agua

**Busca Malaquías Aguiar nuevas fuentes de abastecimiento y terminar con este añejo problema

2016 / 09 / 12

Acaponeta//Redacción

Gran alegría y satisfacción causó en el Ayuntamiento de Acaponeta la noticia de que el personal del Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oromapas), gracias a que el nivel del río bajó, logró sacar del fondo y acomodar el tubo que la fuerte corriente arrastró hace unos días y que ocasionó fuerte desabasto en el servicio de agua.

Desde hace días, el nivel de las aguas del río Acaponeta habían bajado lo suficiente como para poder ubicar el tubo que de manera impetuosa la fuerte corriente literalmente arrancó y movió algunos metros corriente abajo, quedando durante más de 10 días debajo de la superficie del torrente, lo que hacía imposible cualquier reparación. Fueron varios los intentos de la autoridad municipal en rehabilitar el mencionado conducto, pero fue imposible dado el imprevisto crecimiento que el río registraba sorpresivamente.

Durante ese tiempo, el presidente municipal Malaquías Aguiar Flores, giró instrucciones para que pipas propias u otras proporcionadas por amigos, realizaran decenas de viajes a todas las colonias de la cabecera municipal, paliando un poco la crisis en el abasto. Todas las noches al final de la jornada laboral, el mandatario municipal convocó a las diferentes dependencias de su administración para analizar la situación, proponer las mejores opciones o alternativas de solución y elaborar las rutas para las pipas que harían el recorrido apenas amanecía, logrando con los días satisfacer la demanda de los tanques de almacenamiento con los pozos que se tenían funcionando; por lo que a partir del pasado martes se pudo llenar los dos tanques de almacenamiento en el cerro de la Cruz hasta en dos ocasiones al día, por lo que la población pudo recibir algo de agua por la mañana y otro tanto por la tarde.

El jueves, ya con el nivel del río muy abajo, se pudo ubicar con exactitud el tubo que proviene de la galería que se halla en medio del cauce del arroyo y, primero con la ayuda de un tractor y la fuerza del personal de Oromapas, y después con maquinaria pesada, se logró encontrar y mover el pesado tub, a la zona donde se creía estaba enterrado el otro extremo que sube al cerro directo a los tanques de almacenamiento, cosa que afortunadamente sucedió, por lo que de inmediato y siempre bajo la supervisión del propio alcalde Malaquías Aguiar, lograron conectar por medio de una brida reforzada ambos tubos, encendiendo la bomba que de nueva cuenta subió agua hacia los tanques y ahora esperan ver el comportamiento de la bomba y la cantidad de agua que genera dicho pozo, para poder determinar, si todo sale bien y no se presentan inconvenientes, que el servicio de agua se reanudará de manera normal a la brevedad.

Esta crisis en el servicio regular del agua potable, dejó como enseñanza que el trabajo en equipo del Ayuntamiento, necesariamente deja buenos resultados a pesar de los muchos problemas que se fueron presentando a lo largo de las últimas semanas, algunos de ellos tan increíbles como la bomba que tenía en su interior iguanas que inexplicablemente se introdujeron a la maquinaria del equipo dañándolo o el abatimiento también sin razón aparente de uno de los pozos que hace el servicio; a pesar de ello, se fueron solventando paso a paso esos inconvenientes y el reparto de pipas nunca paró, trabajando codo a codo las distintas oficinas de gobierno municipal y sus directores a la cabeza, algunos de los cuales estuvieron al frente de los vehículos cargados llevando casa por casa, escuela por escuela, comercio por comercio el vital líquido.

Sin embargo y viendo que este es un problema que se presenta año con año, sumando décadas llenas de problemas y conflictos, Malaquías Aguiar Flores y su equipo de colaboradores han realizado ya levantamientos topográficos, completado estudios geológicos para integrar un expediente técnico para la construcción de nuevas fuentes de captación de agua, o sea, pozos profundos que vengan a solucionar la vulnerabilidad que hoy tienen las fuentes activas y que año tras año, con las crecientes del río, originan problemas como que el que se ha presentado. Paralelamente, el primer edil ha comenzado a tocar puertas, tanto estatales como federales (Comisión Estatal del Agua y Comisión Nacional del Agua), para conseguir el recurso y aplicarlo a lo anterior a mediano plazo.