Periodico Express de Nayarit
Inicio

Ayuntamiento de Acaponeta

Se esfuerza para normalizar servicio de agua

2016 / 09 / 05

Acaponeta//Redacción

Luego de que el XL Ayuntamiento de Acaponeta diera aviso a la ciudadanía sobre el problema que ha originado un fuerte desabasto de agua en la totalidad de la ciudad de Acaponeta, y si las condiciones del clima lo permitían, se consideró que en un plazo de 72 horas el servicio se regularizaría; muchas cosas han sucedido, pero sin duda el abastecimiento de agua ha mejorado y se piensa que seguirán corrigiendo las fallas que desafortunadamente se fueron presentando de manera incontrolable.

Como se informó, fueron dos situaciones las que originaron el problema: primero, el abatimiento de un pozo que se ubica en el llamado callejón de San Dieguito que, de manera significativa, redujo el gasto hasta en un 60%, lo que comenzó a notarse en la cantidad del vital líquido que llegaba a los dos tanques de almacenamiento que se encuentran en el cerro de la Cruz, uno chico que surte a la población del otro lado de la vía del ferrocarril, y el grande, que suministra al resto de la ciudad. El segundo apuro fue que la tubería que sale de la galería filtrante que se ubica en el cauce del río, materialmente desapareció por la fuerza de la corriente de las aguas de ese torrente y la reparación del mismo se dificultaba por el nivel de las mismas, por lo que se optó en desviar parte del río con un brazo un tanto cuanto improvisado y la construcción de unos diques que permitieran descubrir el tubo bajo la superficie, y cuando ya estaba por conseguirse esa meta, la fuerte lluvia del jueves y madrugada del viernes, principalmente las precipitaciones en la zona serrana, hicieron crecer aún más los niveles del río, dando al traste con esas tareas y la posibilidad de reparar la mencionada tubería.

A pesar de ello, las diferentes dependencias del Ayuntamiento no perdieron el ánimo y cumplieron con la instrucción del presidente municipal Malaquías Aguiar Flores, de no dejar de llevar agua a las viviendas, escuelas y comercios en pipas propias del Ayuntamiento, o una aportada por los bomberos del estado, por particulares y otras, hasta completar seis vehículos de estos que, a toda hora, llevaron agua a los lugares donde se requería, sectorizando la ciudad, y sin que eso fuera la solución definitiva, paliar un poco el problema derivado de las inclemencias del tiempo.

Paralelamente, otro grupo de funcionarios y el personal del Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oromapas), implementaban nuevas opciones para llevar el agua a los tanques de almacenamiento, lográndose lo siguiente: un pozo que se ubica en la galería que se asienta en la margen izquierda del río y que funciona de manera regular con dos bombas, una grande de 60 caballos de fuerza, que por cierto se dañó con la tormenta eléctrica del jueves, en estos momentos está enviando agua a los tanques del Cerro de la Cruz, pero con la bomba chica de 40 caballos de fuerza, lo cual es de mucha ayuda para lograr estabilizar el sistema y poder dotar de agua a algunos sectores de la ciudad.
Por otro lado, en el pozo del callejón de San Dieguito, aquel que había sufrido fuerte abatimiento, fue necesario introducir a lo profundo a trabajadores, con la intención de hacer fuerte y concienzuda limpieza de los perforaciones de los veneros que llenan esos depósitos subterráneos, mismos que con los sedimentos se van taponando, logrando que algunos de ellos comenzaron de nueva cuenta a proporcionar fuertes chorros de agua al pozo y sumarse a la bomba anteriormente comentada, para también llevar el líquido a los tanques; más aún, un tercer pozo llamado “de los ciruelos”, también se ha habilitado y lanza su chorro de agua al mismo colector, lo que ha permitido que el nivel del agua en los tanques suba y consienta una débil, pero constante estabilización de la red en todo el pueblo, pero aun así será necesario sectorizar a la ciudad, comenzando con el día domingo cuando por la mañana corra el agua por las tuberías abasteciendo a la zona norte del otro lado de la vía, área geográfica que se nutre con el tanque de abastecimiento chico, permitiendo al mismo tiempo que el tanque grande pueda llenarse un poco más, surtir un poco a la zona centro, como ocurrió el sábado cuando el agua volvió con cierta intensidad en el sector sur de la ciudad, pero lo más importante, lograr la estabilización del sistema, que incluye la red de tuberías totalmente llenas, los aljibes de las casas con cierta cantidad de agua y ambos tanques, grande y chico, en condiciones de enviar agua de manera más o menos normal, mientras el río baje eventualmente su nivel y permita en un futuro inmediato hacer la reparación de la mencionada galería filtrante, hoy parada por esta situación.

Por supuesto, los responsables de estas tareas no dejan de explorar otras opciones, como la rehabilitación del sistema eléctrico, también dañado de otro sistema de suministro de agua, que vendría a aliviar aún más esta situación.

Por supuesto, el XL Ayuntamiento de Acaponeta, de nueva cuenta solicita la paciencia de la ciudadanía y su comprensión ante estos efectos de la naturaleza, que son totalmente incontrolables e imprevisibles, haciendo saber a todos que las pipas, que ahora se tienen en número de seis, continuarán llevando viajes por todos los puntos de la ciudad, y rogando a todos se haga un uso racional del vital líquido en beneficio de toda la comunidad.