Periodico Express de Nayarit
Inicio

Aclaraciones pertinentes respecto al cárcamo del Infonavit

2016 / 08 / 15

Acaponeta//Redacción

Debido a que existen ciertas dudas entre la ciudadanía y sobre todo entre los vecinos de la colonia Infonavit con respecto a la futura construcción de un cárcamo de bombeo, el cual quedaría ubicado sobre la calle “Sierra La Yesca”, y porque han venido suscitándose, sobre todo en las redes sociales, informaciones distorsionadas sobre el tema, el XL Ayuntamiento de Acaponeta ha creído pertinente hacer una serie de aclaraciones con respecto a un proyecto, que de entrada, no se trata del cárcamo de bombeo de la colonia Infonavit, sino del Proyecto Integral de Saneamiento del Arroyo de La Viejita que, entre otras muchas acciones, contempla la construcción de este cárcamo que vendría a solucionar tan sólo uno de los siete puntos críticos detectados en el proyecto integral de saneamiento del mencionado arroyo, en el que la toma decisiones es a través de un trabajo colegiado en el que participan las direcciones municipales de Planeación y Desarrollo, Obras y Servicios Públicos, Protección Civil, Salud, Oromapas, Contraloría y Comunicación Social, las cuales de manera periódica tiene reuniones de evaluación para determinar los avances, las omisiones y en general los resultados de las acciones planeadas y ejecutadas.

Es importante hacer notar que esta obra no la hace el Ayuntamiento con sus recursos, sino que es el resultado de una intensa gestión que el alcalde Malaquías Aguiar Flores hizo ante la Comisión Estatal del Agua (CEA) y del brazo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), como ya se mencionó, como un proyecto integral de saneamiento del arroyo de La Viejita y no como acciones aisladas. Ante las voces que dicen que debe hacerse con recursos propios municipales, se debe aclarar que no se puede ni se deben destinar recursos del Fondo III, pues no se trata de desviar recursos para hacer este u otro tipo de obras, se trata como prioridad de aplicar los lineamientos de manera adecuada, que limitan el uso de ese Fondo III.

Gracias a esas gestiones y a que el proyecto era integral, atendiendo varios puntos problemáticos a lo largo del recorrido del arroyo de La Viejita, se logró la aprobación del recurso para la construcción de esa estructura que vendría a beneficiar a cientos o miles de ciudadanos.

Es claro, y todos los sabemos porque lo hemos padecido, que toda obra provoca molestias y cierta desesperación en los que se ven momentáneamente afectados, pero al final, cuando las obras han concluido, quedan sólo beneficios para ciertos sectores de la población o, como en el caso de este proyecto, para la gran mayoría de los que habitamos el municipio de Acaponeta y que vivimos en las riberas del río; recuérdese que el arroyo cruza por muchas colonias y asentamientos humanos de la ciudad y finalmente descarga sus aguas en el río Acaponeta.

Los cárcamos de bombeo deben ser concebidos como una excepción y no la regla en los sistemas de alcantarillado, pero es indispensable para vencer los tramos contra pendiente, problema que aquí se presenta, o en terreno plano de esta complicada topografía del terreno; por ello, técnicamente el análisis del proyecto está diseñado para establecer dónde se va a hacer, para que el cárcamo tenga el tamaño adecuado, la ubicación correcta y atienda criterios tanto técnicos como económicos.

Se ha hablado mucho del riesgo de los niños de esa zona de la ciudad; hay que decir que este cárcamo tendría un cerco perimetral, y que la estructura está diseñada para trabajar totalmente tapada, que incluso donde se ubica la bomba cuenta con una protección especial para ello y en el área del llamado “desarenador” se cuenta con tapas semifijas que permiten la limpieza y el mantenimiento de la estructura; además, porque se ha mencionado también el problema de un supuesto ruido generado por la bomba, pero por el volumen de aguas negras que ahí se manejarían, no sería algo más grande que una bomba menor a 5 caballos de fuerza, y como ejemplo podemos decir, que hace unos días, se convocó a los regidores a una visita a los cárcamos que funcionan en la ciudad, al cual sólo asistieron cuatro de ellos, y les tocó que durante la explicación estaba encendida una bomba de 40 caballos de fuerza y nadie lo notó, pues no generaba ruido.

En esa área, donde se tiene contemplada la construcción del cárcamo, por la cantidad de agua negra que se está descargando, es suficiente el espacio con el que se cuenta; y dadas la topografía del terreno, las partes planas del mismo y las contrapendientes, es necesario bombear las aguas residuales al colector principal que finalmente las lleva a la planta de tratamiento de aguas residuales.

No sólo es una solución para la colonia, es para una amplia zona de la ciudad por donde pasa el arroyo y para el propio río Acaponeta y los que viven aguas abajo, evitando con ello, contaminación de un arroyo y del propio río Acaponeta, problemas de salud pública, malos olores y por supuesto una fuerte sanción federal por el descuido de las aguas que son propiedad de la nación.

El XL Ayuntamiento tiene contemplado el equipamiento de los otros tres cárcamos de bombeo; al respecto, Oromapas ha realizado la modificación del presupuesto para que la bomba del cárcamo de la calle Carranza se cambie por otras dos de más capacidad, para darle fluidez a las descargas sanitarias de la colonia El Centenario, donde ese cárcamo no funciona. Aparte la colocación de un transformador para el cárcamo de “la bomba”, como se le conoce, ya que el que ahí trabaja es prestado; además dos bombas para agua potable de repuesto y listas para hacer usadas para cuando las que están en operación fallen; todo eso con una inversión de 3 millones de pesos.

Además, hay que hacer notar que el proyecto contempla una compuerta que evitará que en las crecidas del arroyo en temporada de lluvias inunden la zona como ha sucedido en otros años, como en el 2015.

80% de la problemática del arroyo de La Viejita se ha resuelto y los puntos críticos detectados se han ido resolviendo poco a poco, por lo que se nota una disminución significativa en los malos olores que se registraban sobre todo en las tardes o noches en la zona norponiente de la ciudad, además de la desaparición de la laguna de aguas negras que se formaba en el estanque que existe en el camino a Las Mojoneras.

Así pues, la obra del cárcamo forma parte de un proyecto integral que por sus beneficios sanitarios, ecológicos y funcionales, resulta histórica por el abandono que ha sufrido esta corriente de agua fluvial, hoy contaminada y llena de problemas.