Periodico Express de Nayarit
Inicio

Un plan de desarrollo no debe suplirlo la ocurrencia de un político

2016 / 07 / 20

Bahía de Banderas//Samuel Flores

Un plan maestro no debe suplirlo la ocurrencia de un político, el gobierno debe garantizar al inversionista el cumplimiento a cabalidad de un proyecto. La creación de Nuevo Vallarta era lo más bello y había interés de invertir, pero se incumplió, se empezó a monopolizar, y hoy la pequeña y mediana empresa no tienen oportunidad de crecer.

Lo anterior fue dado a conocer por el empresario Giovanny Sivoly, luego de mencionar que Fonatur hizo lapromesa de desarrollar la zona y se veía un impulso muy fuerte, pero al cambiar el Delegado, el desarrollo se vino abajo; la exigencia hoy es limitar los tiempos compartidos, para que los turistas visiten los pueblos y se genere mayor derrama económica.

Existe un gran potencial, la Bahía es de las más grandes del mundo, pero cada vez que se cambia un delegado, el que llega trae nuevas ideas, quiere hacer un desarrollo como se le ocurre, no hay seriedad, se habla mucho y se tiene a un pueblo lleno de promesas y esperanzas; otro ejemplo el Cirque Du Soleil, tiene años anunciándose y no se ha hecho nada.

Sería magnífico que se fijen una fecha y se diga cuándo van a empezar, lo que existe es sólo propaganda y eso no es garantías de nada y lo único cierto es que se está perdiendo el espacio del río Ameca. Hacer realidad el proyecto de Cirque Du Soleil sí será un grande beneficio para la zona, hay las condiciones, pero los inversionistas necesitan certeza y garantías.

Recordó Giovanni que la ciudad de Las Vegas se creó porque estaba cerca de California, antes era un desierto, pero pusieron gente competente a administrar y lograron crear una ciudad de oro con 4 millones de personas; en este sentido, Bahía necesita que el gobierno federal le otorgue recursos para generar un desarrollo sustentable, y se haga un plan de desarrollo copiando las ciudades más desarrolladas.

No es posible, subrayó, que haya regidores que no saben cuál su obligación, y muchos quieren ser porque ven que en el cargo no sufren, les da dinero, pero no ayudan a la gente; cuando hay un robo o hay que enfrentar a la delincuencia, lo hace un policía porque es su deber, pero luego le pueden ofrecer dinero y la necesidad de sacar a la familia adelante lo obliga a caer en la corrupción.