Periodico Express de Nayarit
Inicio

CON PRECAUCIÓN: POSIBLE LIBERACIÓN POR FALLAS EN EL PROTOCOLO

Sergio Mejía Cano

2016 / 06 / 20

Es un hecho que nuestro país está quemado a nivel mundial por no saber, por omisión o francamente por no querer hacer bien las cosas referentes a procesos penales, al menos en la historia reciente; pues gracias a esto, se han dejado en libertad a supuestos delincuentes  por no haber llevado el procedimiento conforme a Derecho, por detenciones arbitrarias sin presentar la debida orden de aprehensión o por sacar confesiones con base a tortura. De ahí que los jueces con todo y pena tienen que decretar la libertad de alguien porque las corporaciones policíacas o fiscalías determinadas no documentaron bien las averiguaciones previas y hechos.

Y aunado a las constantes anomalías generadas por las autoridades, habría que agregarle la entrada de las dependencias de los Derechos Humanos (DH) que hacen las recomendaciones correspondientes cuando detectan o comprueban dichas anomalías; y esto muchas de las veces ha llegado a polarizar a la población poniendo a una parte de ella en contra de las resoluciones y a la otra parte a favor. Desde luego que es mayor la parte que se molesta cuando DH se pronuncia a favor de equis supuesto delincuente o criminal, porque mucha gente coincide en que DH está más bien para proteger a los delincuentes que a las víctimas, sin detenerse a pensar que en infinidad de casos en los que interviene DH y que se pone aparentemente de parte de quienes son señalados como responsables de un delito o crimen, lo hace porque se violaron precisamente las garantías individuales de los ahora llamados imputados, garantías que están en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Si bien ahora se resalta más la presunción de inocencia, ésta ha prevalecido en nuestro país desde siempre, pues eso de que todo mundo es inocente hasta que se le demuestre lo contrario, rige en todo país que se supone manda el Estado de Derecho; pero esta presunción de inocencia se  dejó de lado durante mucho tiempo, al grado de que hasta en cierta ocasión el doctor Ernesto Zedillo Ponce de León, siendo presidente de la República, dijo ante los medios a nivel nacional que en México, “todo mundo es culpable hasta que demuestre lo contrario”, es decir que lo dijo al revés; por esto, algunos comentaristas y analistas le corrigieron la plana, y posiblemente hasta dentro de sus mismos consejeros.

Sin embargo, ¿lo habrá dicho adrede o por ignorancia? Porque en la práctica, sin empacho las autoridades señalan sin pudor cuando alguien es detenido por equis delito, que el detenido “tendrá que comprobar su inocencia”, es decir, la autoridad no tiene que demostrar que es culpable, pues así lo está acusando ya a priori, pero sí le exige que demuestre y compruebe su inocencia. Raro ¿no?

Así que si alguien es puesto en libertad por fallas en las averiguaciones y presentación de pruebas de culpabilidad y por lo  mismo interviene DH, mucha gente se molesta, se enfada y a veces hasta piensa en que hubo algo turbio en la liberación, es decir, mochada, chantaje o un buen arreglo bajo una oferta que no pudieron rechazar ambas partes.

Una de las noticias recientes que ha estado impactando en cierta medida en nuestro país, ha sido la liberación de una cárcel del estado de California, del vecino país del norte, del señor Héctor Luis Palma Salazar, más conocido en el bajo mundo como “El Güero” Palma, pero no liberado del todo, ya que en vez de dejarlo libre como pájaro, las autoridades gringas lo entregaron a sus similares mexicanas a pedimento de estas últimas por supuestamente pesar sobre los hombros de “El Güero”  el delito de ser el autor intelectual del asesinato de dos policías nayaritas. Sin embargo, varios analistas predicen que es posible que esta acusación no tenga mucho sustento, pero además, porque no se siguió el protocolo adecuado para su detención en nuestro país, y porque según se tiene entendido, que cuando se autorizó el traslado de mexicanos a cárceles de los gringos, sería hasta que cumpliera completamente la condena en México, de todos los delitos por los que fue detenido; así que en este supuesto, se entiende que cuando “El Güero” Palma fue enviado a los USA, fue porque ya había cumplido aquí su pena de prisión y enviado a purgar allá la correspondiente que le dictaran las autoridades gringas, ¿o no era así?

Así que no nos extrañe que próximamente la noticia de ocho columnas sea la liberación de “El Güero” Palma, y no por no poder sustentar la autoría intelectual del mencionado asesinato, sino porque se violaron sus garantías individuales.