Periodico Express de Nayarit
Inicio

El diario de Carlos Carrillo

2016 / 06 / 17

Jala//Francisco J. Nieves

Como en Los Diarios de Motocicleta, donde se cuenta la vida de Ernesto Che Guevara en su viaje desde La Patagonia hasta México, el diputado Carlos Carrillo anota sus travesías por la altiplanicie de Jala, por los pueblos que se asientan en el Cerro de Juanacata, y entre la parte intermedia de la imponente Sierra Madre Occidental.

Y aunque Carlos también maneja una motocicleta que usualmente utiliza para otro tipo de periplos recreativos, cuando anda por aquellos lares usualmente se traslada en automóvil. No es que tema conducir por los caminos sinuosos que conducen a la meseta, de hecho su gusto es disfrutar del majestuoso panorama que ofrece la serranía de Jala, pero usa su carro por el acompañamiento de sus gestores sociales, quienes toman nota de todas las peticiones que como representante del distrito electoral VII, le formulan los ciudadanos que habitan aquella región.

Recientemente estuvo en Santa Fe, una comunidad de poco menos de 200 habitantes. Allí saludó a algunos labriegos quienes esta misma semana recibieron gustosos el temporal de lluvia.

Los más viejos recordaron el periodo de gobierno de Carlos Carrillo Santana, padre del diputado, tema que sirvió de pretexto para “sacar hebra”, pues pese a su aparente ingenuidad, a los aldeanos de Jala les encanta la política. De modo que con aparente disimulo los campesinos le preguntaron al diputado si “se iba a aventar para el próximo año”, en alusión a la candidatura por la Presidencia Municipal.

Carlos, quien también es prudente, respondió de la misma manera: “Si ustedes me apoyan…”.

¡Estamos con usted!, le contestaron sus amigos casi inmediatamente.

En eso quedó, en un sí condicional que, mientras llega el tiempo, el diputado aprovecha para hacer su diario a través de las redes sociales y su bitácora personal.

Hoy anotó al calce de esta fotografía: “En nuestro recorrido ahora visitamos a la comunidad de Santa Fe en la sierra de Jala. Gracias a este generosa familia por la fruta que nos ofreció, la cual deleitamos satisfactoriamente…”.