Periodico Express de Nayarit
Inicio

POLICÍAS EN EL SERVICIO SOCIAL

Francisco J. Nieves

2016 / 06 / 07

Nadie puede negar la profesionalización de los policías en este estado para brindarle un mejor servicio a la ciudadanía, tanto en su capacidad de reacción e investigación de hechos ilícitos, como en prevención del delito.

Pero no solo eso, en Nayarit cada vez hay menos policías corruptos. A diferencia de otros estados, “las mordidas” y el cohecho que todavía eran comunes en el sexenio anterior, han ido desapareciendo. Más aún, los servicios policíacos se han humanizado; una circunstancia que sólo es posible en un clima de paz.

La Policía Nayarit y las locales –en cada uno de los municipios– patrullan nuestros pueblos conteniendo las conductas antisociales. El Servicio de Emergencias 066 funciona a la perfección. Hace poco, por ejemplo, la pinchadura de un neumático nos impidió continuar con un viaje de emergencia para ver a un especialista médico de Tepic. Íbamos de sur a norte cuando tronó la llanta del carro, y, recordando la sugerencia que tiempo atrás nos dio un amigo, solicitamos al 066 la ayuda del grupo de rescate vial “Alas de la Gente”.

No tardaron ni cinco minutos en llegar, pese a que la llamada se cortó debido a que nos encontrábamos en un lugar con mala cobertura de celular. Y no tardaron tampoco ni cinco minutos en que los elementos de “Alas de la Gente” cambiaron la llanta ponchada por la refacción que traíamos en el coche. Al despedirnos, y ofreciéndonos algunas sugerencias para llegar a buen puerto, los elementos no aceptaron la gratificación económica que les quisimos dar, por más súplicas que le hicimos.

«Haga de cuenta que ya nos lo dio», expresaron cuando les quisimos dar, aunque sea para un refresco.

Y lo mismo se puede decir de mucha gente que ha sido auxiliada por estos hombres de gran valía en Nayarit, y cuyos nombres incógnitos deberían ser reconocidos. Testimonios hay muchos. Pero también queremos dejar palpable el gran servicio social que presta la Policía Municipal de Ahuacatlán, que en más de una ocasión nos han ayudado a jalar la carcacha que se queda a mitad del camino, que pasan corriente a la pila descargada, que nos ayudan a trasladar a algún enfermo, mobiliario pesado, o inclusive a ser la labor de tránsito al vigilar el tránsito de personas en lugares concurridos como en las escuelas etcétera.

Cierto, hay muchos comentarios negativos. Ingentes inconformidades e ineficiencias, pero muchos trabajan con buen corazón.