Periodico Express de Nayarit
Inicio

Son tratados de 150 a 170 litros por segundo de aguas negras

2016 / 05 / 11

Bahía de Banderas//Samuel Flores

La megaplanta de tratamiento en Bahía de Banderas tiene un estimado de 150 a 170 litros por segundo, están ya conectadas las comunidades de San Vicente, El Porvenir, una parte de San José del Valle, Santa Rosa Tapachula, Valle de Banderas y los fraccionamiento Jardines del Sol y Santa Fe.

Con esto se logra el total saneamiento de las aguas negras de la parte del valle y en estos días se ha incorporado ya casi el 90% de las aguas negras de San Juan de Abajo al tratamiento de aguas negras en la megaplanta, así lo dio a conocer el director del Organismo Operador de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario (Oromapas), ingeniero Juan Gabriel Ávalos Lemus.

Con lo anterior, en unos días más se realizaría el saneamiento de todas las aguas negras que se generan en el valle, todavía falta por conectar la zona de Bucerías, La Cruz de Huanacaxtle, Terralta y se hacen los trabajos necesarios para incorporar a Mezcales, Nuevo Vallarta y Rincón del Cielo.

En este sentido, si los trabajos continúan avanzando al mismo ritmo, en dos meses y medio estarían ya conectadas las comunidades de Mezcales y Bucerías; las plantas de tratamiento que actualmente se tienen se sacaran de servicio, la planta de tratamiento de Bucerías, la de Mezcales y la de Rincón del Cielo, y éstas funcionarán únicamente como cárcamos.

La inversión de la megaplanta de tratamiento, vale la pena recordar, fue de 280 millones de pesos, los cuales serán pagados a 18 años, y se paga mes a mes en función de la recaudación y e los proyectos que se están desarrollando.

Finalmente, Ávalos Lemus hizo un llamado a la población en general para que en este periodo de lluvias tengamos cuidado en la limpieza de las calles, no arrojando basura, porque ésta se va directamente a las alcantarillas y esto puede provocar derrames y taponamiento en las líneas de conducción; asimismo, evitar canalizar las aguas pluviales al drenaje, para no desestabilizar los procesos en las plantas de tratamiento.