Periodico Express de Nayarit
Inicio

Perros callejeros, un riesgo para la salud pública

2016 / 02 / 02

Bahía de Banderas//Samuel Flores
El problema de los gatos y perros callejeros no es tanto por la agresividad que puedan tener con el humano, sino más bien es por la cantidad de kilos que defecan y orines que avientan todos los días en las calles, andadores, parques y plazas públicas.

Algunos estudios recientes revelan que esa es la principal problemática del perro callejero y no tanto ataques a humanos; por el contrario, el índice mayor de ataque de perros a humanos ha sido hacia los propios dueños, y el estrés que les genera al no tener una cultura para una debida crianza.

Lo anterior fue dado a conocer por el médico veterinario zootecnista con diplomado, Gonzalo Calderón Preciado, quien informó que cuando un perro defeca en un parque o en la vía pública, puede generar erupciones en la piel a los niños, problemas de infecciones bacterianas por esporas del excremento seco y una serie de parásitos que pueden causar ceguera en el humano, así mismo, la diseminación de garrapatas.

Mencionó que en algunos fraccionamientos o casas de la zona se han registrado manifestaciones severas de garrapatas. Las garrapatas produce un parásito sanguíneo y éste en el perro es como si fuera SIDA, baja su sistema inmunológico, las plaquetas, y produce inflación del vaso en el animal, problemas en el hígado y causa anemia, hasta que el perro muere.

En el humano no se ha demostrado científicamente que tenga esa misma enfermedad, pero sí se han hecho estudios donde se han detectado que perros que tienen problemas de salud, también tienen anticuerpos que ponen en riesgo la salud del humano.

Posteriormente, habló de la importancia de que la autoridad, a través del área correspondiente, tome el control del perro callejero y no dejárselo totalmente a las asociaciones civiles, ya que también es un riesgo de salud pública.

Sobre lo costoso que resultaría un centro de salud animal, respondió que sería cuestión de un proyecto, por ejemplo, se captura un perro callejero, se valora y se pone en condiciones para que sea donado; con el auxilio de asociaciones civiles se podría bajar un recurso para la cultura y crianza adecuada de un animal.

Enseñar a los niños la importancia de criar con responsabilidad a una mascota y, de esta forma, la persona que quiera tener un perro en casa pueda contar con ese curso de capacitación, que viene ayudar a la salud pública y a la protección animal.

Los estudiantes de veterinaria pueden acudir al municipio a ofrecer su servicio y, de esta forma, empezar a bajar costos de operación y mantenimiento; prevenir sale más barato que curar y estas acciones son preventivas de la salud, puntualizó.