Periodico Express de Nayarit
Inicio

En San Juan de Abajo

Salen a relucir triquiñuelas de Julio Larios

2016 / 02 / 02

Bahía de Banderas//Samuel Flores

El problema que se ha venido arrastrando desde hace alrededor de 15 años en el ejido de San Juan de Abajo, a consecuencia de irregularidades generadas por el ejidatario Julio Larios García, ha llegado a su fin.

Entrevistado al respecto, Rosalío García Martínez recordó que tanto Ricardo Gonzáles Belloso como Julio Larios eran quienes amañadamente se venía relevando la Presidencia del ejido de San Juan de Abajo, cometiendo una serie de irregularidades y afectando a miembros del registro ejidal.

Mencionó que para lograr su propósito, los antes mencionados cometieron serias irregularidades, como falsificación de documentos, presentación de documentos sin validez legal para ser reconocidos en una asamblea, entre otras artimañas que les permitían lograr el mayoriteo para ser los directivos.

Dándole seguimiento a la problemática, se ha logrado reconocerle el derecho a 40 ejidatarios que están enlistados en el padrón ejidal y que son ejidatarios por decreto presidencial; explicó que fue el mismo Julio Larios quien había solicitado que se reconocieran los derechos de 61 ejidatarios y lo logró, pero al ver que no contaba con el apoyo de 40 para que lo eligieran presidente del ejido, los desconoció.

Sin embargo, viene ya el decreto donde 61 ejidatarios son reconocidos con sus derechos parcelarios correspondientes. García Martínez aseguró que un magistrado que es doctor en derecho, en la audiencia del día 18 del mes de noviembre próximo pasado, realizada en el Tribunal Unitario Agrario No. 56 de Tepic, ante la presencia de la Mesa Directiva y de varios ejidatarios, condujo de manera responsable la audiencia, logrando que Julio Larios reconociera haber actuado de forma ilegal, llegando a la conclusión de que Julio Larios no tenía bases para desconocer a los ejidatarios, que el mismo había solicitado que se les reconocieran sus derechos, y que Julio, sin ser la autoridad correspondiente, les retira ese derecho sancionándolos y negándoles como todo baquetón el derecho al que son acreedores como ejidatarios.

Cabe decir que las pruebas que se presentaron fueron sacadas en copias certificadas, expedidas por el Registro del Archivo Agrario Nacional de la Ciudad de México y se presentaron las pruebas del decreto, el padrón ejidal donde ellos son reconocidos, con el párrafo que los anuncia y el oficio que Julio Larios había enviado al Delegado del RAN, solicitándole que dichas personas tuviera derechos, puntualizó Rosalío.