Periodico Express de Nayarit
Inicio

CON PRECAUCIÓN: EL SANO PENSAMIENTO DE QUE CADA QUIEN


Sergio Mejía Cano

2016 / 02 / 02

 Ahora se dice, de acuerdo a una agencia denominada “Europa Press”, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) pide a los gobiernos clasificar para adultos las películas y series en donde se fume, para proteger a los niños y adolescentes y evitar que comiencen a fumar, porque está comprobado que el que estos jóvenes miren en la pantalla que se fume, ha ocasionado que millones de jóvenes en todo el mundo empiecen a fumar.

Entonces surge la pregunta: ¿Y antes de que hubiera cine y televisión, cómo se hacían adictos al tabaco los niños y jóvenes? Y en todo caso, no es nada más la adicción al tabaco lo que ocasionan las escenas de las películas y tele en donde aparece gente fumando, sino también trampas y toda una buena gama de delitos y crímenes al por mayor que estarían aprendiendo no nada más las nuevas generaciones, sino la mayoría de los adultos que estén viendo determinadas escenas. E incluso hasta deportes como el fútbol, en donde algunos jugadores cometen infinidad de faltas y hacen muchas cosas prohibidas para ellos y que las cometen tratando de eludir la fiscalización del árbitro, y todo esto se le va grabando en la mente a los niños que están presenciando y por ende aprendiendo que se puede cometer una falta siempre y cuando no te vea la autoridad.

También se señala que la OMS dice que al inicio de una película o serie en donde aparecen personas fumando se ponga una advertencia inicial de que habrá dichas escenas para que ya quede a criterio de los adultos si la ven o no y en caso de no estar clasificada solo para mayores, a los menores advertirles sobre el mal que hace el fumar.

Se podría suponer que esta sugerencia de la OMS es para las películas que vayan saliendo al mercado, porque ya hay miles y miles de películas que si bien ya no se exhiben en las salas cinematográficas, sí las pasan por televisión, así que entonces, en estos casos ¿qué hacer con los chicos de la casa? Porque hay películas para niños en donde aparecen personas fumando en escenas que se podrían considerar de lo más normal, tan normal como es lo cotidiano en la vida de infinidad de niños que ven gente fumando tanto en sus mismas casas como en la calle o muchos lugares a donde acuden normalmente; por lo que el hecho de que se clasifique solamente para adultos una película en donde haya escenas de gente fumando, así la película sea infantil o adecuada para niños, de nada servirá porque los niños pueden mirar personas fumando en muchos lados a lo largo de su vida de crecimiento.

Se puede entender que el meollo del asunto de que un niño empiece a fumar comienza en el ámbito familiar, y aunque en su casa no fume nadie, bien pudiera ser que algún familiar que llegue de visita sí lo haga o amigos de sus padres que fumen y que por amabilidad, educación o por el sano pensamiento de que cada quien, los dejen fumar a los visitantes. Y estos mismos niños que desean mirar una película en su misma casa y ahí sale gente fumando, ¿su papá o mamá les tendrán que decir un sermón de advertencia sobre los fumadores antes de comenzar la película?

Ya tiene tiempo en que el oscurantismo se ha posicionado y echado buenas raíces en la vida cotidiana de los mexicanos, pues cada día se está pretendiendo prohibir más y más cosas, aun a sabiendas de que todo lo que esto de prohibir algo conlleva, pues está comprobado que lo prohibido llama más la atención y por ende es más buscado o solicitado.

Es de dudarse que las escenas de las películas y series en donde se fuma sean determinantes para que las nuevas generaciones se envicien en el tabaco; podría ser que influya en cierto grado, pero no en lo absoluto, porque de ser así, no hubiera habido niños fumando allá por el siglo XIX y más atrás, porque no había o existían estos medios masivos de comunicación, así que los niños y adolescentes que a temprana edad comenzaron a fumar antes del descubrimiento del cine y de la tele o del radio en sí que en su momento trasmitía anuncios de cigarros, ¿en dónde o en qué se inspiraron para hacerse adictos al tabaco?

Ya se prohibieron los anuncios y comerciales tanto de tabaco como de licores en tele y revistas, ¿y? Sigue habiendo fumadores y bebedores al por mayor, ¿y por qué? Porque está en la naturaleza humana hacerse de alguna adicción aunque no sea de estupefacientes, pues las adicciones humanas son muy variadas, desde benéficas hasta de lo más perjudiciales, y esto nadie lo puede detener; prevenir, tal vez, pero por desgracia sin buenos resultados. Pero en fin. Sea pues. Vale.