Periodico Express de Nayarit
Inicio

CON PRECAUCIÓN : UN VERDADERO DILEMA

Sergio Mejía Cano

2015 / 02 / 10

Vaya si es un verdadero dilema el ambulantaje no nada más privativo de Tepic, sino de la mayoría, si no es que de todas las ciudades y poblaciones grandes del país. El comercio informal ha sentado sus reales quizá para no desaparecer durante un buen tiempo. Y el dilema cae principalmente sobre los hombros de los presidentes municipales por tener ellos a su cargo lo que pasa en las ciudades que gobiernan.

Si se actúa para despejar las calles y darles más vialidad, obviamente que se tienen que pisar muchos callos, y a los ediles les sucede lo que al cuetero: Si prende el cuete o se les ceba, de todos modos le chiflan. Sin embargo, tendrá que llegar el día en que el comercio ambulante tenga que ser reubicado se quiera o no y más si, como por ejemplo aquí la capital nayarita, tiende a crecer y modernizarse, ya que las calles céntricas de por sí muy angostas, el comercio ambulante las hace aún más estrechas, y la carga vehicular tiende a crecer día con día; así que si se quiere evitar al máximo las congestiones de tránsito en dichas calles, tendrá que llegar ese día en que con todo y pena se les tendrá que conminar a los comerciantes que hoy ocupan espacios no nada más en las aceras, sino en el arroyo, que se pongan en otro lado en donde no estorben tanto el paso de peatones como de vehículos.

Desde luego que sería una medida dolorosa para los comerciantes porque de algo tienen que vivir, sobre todo los que ya tienen muchos años establecidos en cruceros y calles del centro de la ciudad, pero lo malo es que a estos comerciantes ya establecidos y con mucho arraigo, se les han agregado todavía más y más personas que de un día para otro instalan su puesto de vendimia de lo que sea; y por supuesto que entre estos neo comerciantes están hijos y familiares de los que ya están ocupando espacios que estorban el paso.

Como se dice al principio de estas líneas: en todas las poblaciones ya es un grave problema el ambulantaje, quizá también derivado de la falta de empleos bien remunerados o de oportunidades para poner un negocio bien establecido o tal vez a lo engorroso que podría ser llevar los trámites necesarios para poner cualquiera tipo de comercio o negocio, porque se sabe que a las personas que tratan de salir del comercio informal los traen vuelta y vuelta tanto en Hacienda como en el Departamento encargado de otorgar las licencias correspondientes; y otro de los problemas con que se topan es si van a tener empleados, por el ir y venir al IMSS a tramitar el aseguramiento de sus posibles trabajadores.

Así como llegó el tiempo en que los que fueron los tradicionales puestos que estaban en los portales del edificio de La Bola de Oro tuvieron que ser quitados, así como los llamados tiraderos que estaban por la calle Puebla frente al entonces cine Azcona, así tendrá que llegar el día en que se tenga que recurrir a reubicar a los comerciantes que hoy ocupan espacios peatonales y viales; desde luego que no dejarlos sin su sustento, ya que son un mal necesario, por lo que se les podría reubicar igual como se hizo con los puestos de los portales y los tiraderos, hecho que dio paso a que se abriera el “Pasaje México”, aunque no están ahí los mismos que estuvieron alguna vez en los portales, ya que se ve que quienes ocupan los puestos de dicho Pasaje es gente de otras entidades, principalmente de Oaxaca, según dicen los mismos locatarios.

Y a propósito del comercio informal, platicando con una persona que se dedica a ello, comenta que tiene terminada la carrera de Licenciatura en Turismo, que sabe inglés y un poco de francés, y que ha hecho solicitudes de empleo tanto aquí en la capital nayarita como en la Riviera Nayarit, y que sí le ha sido aceptada la solicitud debido a su preparación; sin embargo, al llegar a la cuestión del salario, esta persona en comento se desilusiona de inmediato, afirmando que por más bajas que estén las ventas de lo que ofrece hoy en día, aun así gana más que lo que le han ofrecido de sueldo en donde ha solicitado empleo. Claro que le han dicho que de acuerdo a sus aptitudes y desempeño laboral está contemplado un posible ascenso y más salario, pero mejor no, dice esta persona, por lo que mejor sigue así, ya que no se preocupa por las cotizaciones al IMSS, pues paga un seguro facultativo o de continuación voluntaria o algo así. Y si muchos de los comerciantes informales están en casos parecidos, pues ahí van a seguir estorbando el paso.

Ahí están las zonas peatonales y plazas para reubicarlos. Pero en fin.