Periodico Express de Nayarit
Inicio

En remodelación de explanada de Casa de la Cultura

Avala INAH rampas para personas con discapacidad

2014 / 05 / 23

Acaponeta//Redacción .- En visita de trabajo por Acaponeta, el Arq. Yamil Amaneil Pérez Solano, perito del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Centro INAH-Nayarit, asignado al área de Monumentos Históricos, hizo un recorrido por la obra de remodelación de la explanada y atrio de la Casa de la Cultura “Alí Chumacero” y del Templo de Nuestra Señora de la Asunción, respectivamente, por lo que se le entrevistó acerca de los muretes que delimitan los accesos para las personas con discapacidad en las dos esquinas de esa explanada, lo que ha levantado cierta polémica ya que algunas personas lo consideran muy alto,  poco funcional o antiestético.

Al respecto, el Arq. Yamil Pérez dijo que a partir del año 2006 surgió la Ley Federal para la Inclusión de Personas con Discapacidad, misma que obliga a todos los edificios públicos, cualesquiera que éstos sean, a dotarse de accesos para las personas con discapacidad para que puedan integrarse a sus respectivos conjuntos; agregó que al ser la Casa de la Cultura y el Templo de la Asunción inmuebles públicos, fue imprescindible  dotarlos de esos accesos en ambas esquinas del área de la mencionada remodelación. Hace notar que estas rampas no solamente son para personas  con problemas en su función motora o que transitan en silla de ruedas, sino también para personas que tienen necesidad de usar muletas.

Aclaró el funcionario del INAH que estos accesos cumplen con la norma mexicana para que puedan acceder fácilmente, con pendientes calculadas, descansos a determinada distancia, así como un juego de barandales dobles, también exigidos por la ley, para que puedan asirse a ellos y no caer; los pisos, comentó el perito del Centro INAH Nayarit, tienen textura antiderrapante, no deben ser lisos ni tener problemas de humedad o acumulación de moho que los hagan resbaladizos. También, las personas invidentes requieren de esos barandales, por lo que su colocación en el muro que ha causado controversia y que fue planeado en el proyecto, servirá para que, de igual forma, se aferren a ellos o bien usarlos como tracción y facilitar el paso.

Pérez Solano explicó que sí, efectivamente, el muro podría haber estado más abajo, pero de cualquier manera, arguye, lleva el barandal, también con medidas exactas, según los lineamientos legales, y hasta quizá solo este barandal sí hubiera sido antiestético a la vista del conjunto.

El arquitecto Yamil explicó que otra intención era que el muro sirviera de límite de esta nueva plaza y que cuando se estudió el proyecto que presentó el Ayuntamiento se hicieron los análisis correspondientes, tanto de lo visual como del material, por lo que, manifestó, en verdad cubre un poco lo que es la portada del templo, el cual está medido a 40 centímetros del nivel del piso hacia arriba, por lo que no afecta todo el frontis del templo o la fachada de la Casa de la Cultura. Toda la planta queda a nivel del piso por lo que no afecta lo visual de ambos monumentos históricos.

Explicó que el proyecto se aprobó en junta especial de los integrantes del área de Monumentos Históricos, existiendo el acta correspondiente, por lo que no es una decisión unilateral, sino de los especialistas de dicha área, que incluye a cinco arquitectos, un abogado y el Delegado del Instituto.

El Arq. Pérez Solano está consciente que toda obra causa molestias y confusión, pero está seguro que una vez concluida la obra, misma que calcula en un mes más, la vista que ahora ofrece este muro será totalmente diferente al acabado final.

Presentes en el recorrido que hizo el perito del INAH, estuvieron el Arq. César Arroyo, responsable del proyecto; el Arq. Rogelio Ruiz, encargado de la obra; personal de Coplademun y el director de la Casa de la Cultura, Lic. José Ricardo Morales Sánchez Hidalgo.