Periodico Express de Nayarit
Inicio

DIMENSIÓN POLíTICA

Ezequiel Parra Altamirano

2014 / 03 / 27

-Hoy estaremos en el Teatro Degollado tapatío
-Vamos al homenaje que le brindan a un amigo
-Era Luis Gallardo Estrada, pero murió en 1990
-Fundó el Ballet Folclórico de Guadalajara, Jal.
-Con él recorrió México y numerosas naciones
-Nos invita su mamá, Alejandra Estrada Corro
 

ESTE DÍA SERÁ MUY especial para nosotros pues invitados por la que fuera nuestra estimada directora en la Escuela Secundaria Federal “Amado Nervo” de Ixtlán del Río, Nayarit, profesora Alejandra Estrada Corro, acudiremos al Teatro Degollado de Guadalajara, Jalisco, donde a partir de las 20:00 horas las autoridades municipales y otras instituciones que aquí mismo identificaremos en nuestra edición del próximo lunes, rendirán un merecido homenaje a Luis Gallardo Estrada, uno de los cinco hijos de la maestra Alejandra -que lamentablemente ya falleció-, por haber fundado en los años 70s el Ballet Folclórico del Ayuntamiento tapatío, cuya calidad se impuso no solamente para que fuera reconocido en el estado de Jalisco sino en prácticamente todo México y numerosos países a donde acudieron como embajadores artísticos de lo nuestro, música, baile y tradiciones fundamentales.

Con la maestra Alejandra Estrada acudiremos, además de su sobrina Queta Gurrola, quien desde hace años se viene desempeñando como directora en sus dos turnos de una Escuela Secundaria en la misma Perla Tapatía, algunos de sus hijos y tal vez otros familiares, así como la profesora Martha Micaela González de Parra y Marisol Parra González, esposa e hija del que esto escribe.


LUGAR DE RECUERDOS

Además del propio interés que el evento despierta en nosotros, que fuimos amigos entrañables de quien será homenajeado esta noche, así como condiscípulos en las escuelas primaria y secundaria a las que nos tocó asistir hace ya varias décadas, por haber sido el Teatro Degollado el escenario donde nuestro amigo Celso H. Delgado, ex gobernador nayarita, ganó el Concurso Nacional de Oratoria hace 42 años, acudimos a conocerlo en su interior y, ¿por qué no?, para admirar de cerca las evoluciones que desarrollarán los integrantes del mismo Ballet fundado por Luis Gallardo Estrada, cuando suban al escenario para actuar como si su director estuviera presente que, por cierto, con toda seguridad asistirá en espíritu pues esté donde esté, claro que no se querrá perder esta ceremonia preparada en su honor y con toda seguridad hará acto de presencia, y más cuando se dé cuenta de que sus seres queridos estarán presentes.

Estaremos atentos de lo que se diga de él y de su calidad artística, grabaremos los mensajes y tomaremos imágenes, pero particularmente procuraremos poner toda nuestra atención cuando los organizadores se dirijan a la maestra Alejandra Estrada Corro viuda de Gallardo, quien a sus 90 años de edad y con un cáncer de mama superado y varios infartos después que provocaron estuviera en estado de coma por casi tres meses, recibirá el pergamino de reconocimiento que con toda razón la llenará de satisfacción y legítimo orgullo, y ahí estaremos nosotros con ella, para llenarnos de felicidad también, abrazarla y apapacharla como siempre lo hemos hecho pues se trata de una mujer especialmente singular, incansable aún ahora que las circunstancias de la vida y los años transcurridos la redujeron a una silla de ruedas, siendo un verdadero ejemplo a seguir.


COMO HERMANOS

Nosotros tuvimos el privilegio enorme de ser sus alumnos y por haber sido tan amigo de su hijo Luis, al grado que numerosas veces nos invitó a comer a su casa y en correspondencia él fue a la nuestra también en muchas ocasiones, convirtiéndonos en adolescentes inseparables, amigos, hermanos.

Pero al concluir los estudios secundarios, junto con otros amigos Luis viajó a la ciudad de Guadalajara en 1968 para proseguir su formación en Preparatoria o Vocacional, y así garantizar desde entonces que ingresaría a la UdeG, donde cursaría la carrera profesional de Licenciado en Economía, aunque lo suyo era el baile folclórico que tanto gustó desde siempre a su mamá, a cuyos alumnos nos enseñaba y capacitaba en ese tenor en múltiples ocasiones, trascendiendo, pues, como decimos, con el Ballet Folclórico de la Ciudad de Guadalajara que fundóa instancias del alcalde tapatío José Guillermo Vallarta Plata.


TAMBIÉN A GUADALAJARA

Igualmente nosotros, en julio de 1970 viajamos a la Perla Tapatía para intentar ingresar a la Facultad de Derecho en la misma UdeG, pero el argumento para rechazarnos, prácticamente desde que llegamos, como lo hemos dicho aquí en otras ocasiones, fue que en 1969, a instancias del entonces  gobernador Julián Gascón Mercado, se había fundado en Nayarit la UAN, donde debíamos estudiar, y aunque insistimos por dos años y medio, al final de cuentas tuvimos que emigrar a Monterrey, Nuevo León, donde ya estaba mi hermano Jesús Parra Altamirano, recién egresado con honores de la Academia de Policía, donde sin mayores trabas pudimos ingresar, cursando allá los primeros dos semestres, y concluyendo nuestra carrera en Ciudad Victoria, Tamaulipas, en 1978, siendo en 1985, siete años después, cuando finalmente presentamos nuestro examen profesional para recibir finalmente nuestro título de Licenciado en Derecho y Ciencias Sociales.


DE REGRESO AL ORIGEN

Dos años después, a invitación del candidato del PRI al Gobierno del Estado, Celso H. Delgado, a quien conocimos siendo presidente del PRI en el Distrito Federal en 1981 y que después trataríamos de cerca cuando arribó a la capital tamaulipeca para servir como Delegado General del CEN del PRI, en enero de 1987 nos invitaría a sumarnos a su campaña, para finalmente, luego de ganar las elecciones con poco más de 180 mil votos, colaborar con él como Coordinador de la Unidad de Prensa y Relaciones Públicas (1987 – 1990) y luego servirle a nuestro municipio de Ixtlán del Río como Jefe de la Comuna, de 1990 a 1993.


EL ÚLTIMO SALUDO

Debemos decir que a Luis Gallardo Estrada, que en paz descanse (falleció en el año de 1990) lo volveríamos a ver una vez más, que paradójicamente sería la última, cuando en 1979, durante el primer intento que hicimos para regresar a la tierra del origen y laboramos en la Sala del Cuerpo Consultivo Agrario en Tepic, un día se apareció en nuestra oficina pues según nos dijo sabía que ahí estábamos, para saludarnos. Dialogamos por última vez con entusiasmo y algarabía recordando nuestros años en que fuimos compañeros en Ixtlán del Río. Pero lamentablemente jamás lo volví a ver, aunque hoy por la noche nos volvamos a saludar…


Por hoy es todo y mañana será otro día.

¡CONSUMATUM EST!

Escríbame: ezpa70@yahoo.com.mx