Periodico Express de Nayarit
Inicio

El género del horror es un mero trabajo mental, es jugar con las emociones: José Mojica Marins

**La tierra pertenece a la pureza y la inocencia de los niños, lástima que cuando crecen todos se convierten en imbéciles por culpa del sistema: Zé do Caixão
**El actor y cineasta de culto brasileño charló con el público mexicano en la Cineteca Nacional 

2013 / 10 / 10

Ciudad de México//Redacción
Ataviado con ropa negra, sombrero de copa, larga capa y un enorme medallón colgado del cuello, el personaje de Zé do Caixáo inició su charla con el público mexicano con una reflexión a viva voz: “¿a quién pertenece la tierra, a Dios, al diablo o a los espíritus desencarnados? Y respondió: “la tierra pertenece a la pureza y la inocencia de los niños, lástima que cuando crecen todos se convierten en imbéciles por culpa del sistema y hay que cambiar eso”, grito ante una ola de aplausos que le dieron la bienvenida.

Como una extensión del Segundo Festival Internacional de Cine Fantástico, Terror y Ciencia Ficción Feratum, el cual se realizó en días pasados en Tlalpujahua, Michoacán, el director, productor, actor y guionista brasileño José Mojica Marins sostuvo una charla con sus seguidores mexicanos, en la Sala 3, Fernando de Fuentes, de la Cineteca Nacional.

La noche del martes, luego de la proyección de dos de sus primeras películas A media noche tomaré tu alma (1964) y Esta noche encarnaré tu cadáver (1967), el cineasta bajo la apariencia de su mítico personaje Zé do Caixão, charló precisamente sobre este ser que ha interpretado durante cinco décadas y por el cual es conocido como uno de los grandes personajes del cine de terror en todo el mundo. 

Durante la charla, y ante los cuestionamientos del público sobre la separación entre su vida real y la interpretación casi permanente de su personaje, el también conocido como Coffin Joe (traducción estadounidense del nombre de su personaje) dijo que él simplemente es un creador de historias y personajes pero en la vida real tiene una esposa y siete hijos y no comparte la visión atea y hereje del personaje.

Sin embargo, reconoció que tanto su familia como él han tenido que padecer ciertas consecuencias por esa caracterización que siempre fue muy criticada y perseguida por grupos católicos y políticos, pues por insólito que parezca, hubo quienes llegaron a pensar que en verdad era un enviado del demonio.

Sobre este mismo tema, Mojica Marins lamentó la persecución de que fue víctima durante la dictadura. Y reconoció que si bien el 80 por ciento de los actos violentos que presenta en sus cintas son producto de su imaginación, el otro 20 por ciento son cosas que ha visto y que suceden durante las guerras y las dictaduras, que son verdaderamente dantescas e infernales.

El cineasta reconoció que su carrera ha estado inspirada por la cinematografía de diversos directores, entre éstos Roman Polanski. La interpretación de Zé do Caixão, el enterrador que busca a la mujer perfecta para engendrar a su hijo y perpetuar su sangre, fue inspirado por actores como Boris Karloff, Vincent Price y Béla Lugosi. 

La leyenda latinoamericana de la cinematografía de horror reconoció que dedicarse al cine y precisamente a este género es algo a lo que estaba destinado, pues “todo el mundo tiene un destino desde que nace y el mío era hacer cosas fuertes y rodearme de personas igual de fuertes, como las mujeres que actuaron en mis películas que resultaron ser muy valientes al dejarse llenar el cuerpo de arañas, serpientes y otros animales horripilantes”.

Sin embargo, dijo que el género del horror es un mero trabajo mental es jugar con las emociones de la gente y no propiamente el maltrato físico como en otros géneros, como el gore o el snuff, y por lo tanto su trabajo sí puede provocar horribles pesadillas. 

“El terror es bueno porque cuando lo sientes constantemente aprendes a protegerte de la violencia que existe en la vida real”, dijo, y reconoció que lo único que realmente le asusta es la vida real y el día siguiente, porque nunca se sabe qué puede pasar. 

El director de más de 30 producciones entre cortos y largometrajes de terror, así como de algunos documentales y películas del género porno, dijo que incursionó en el cine erótico como un reto para demostrar a sus críticos que no sólo era capaz de hacer cosas terroríficas sino que tenía la capacidad de hacer todo tipo de cine, y fue tal el éxito que tuvo la cinta 24 horas de sexo explícito (1984) que permaneció un año en cartelera. 

Aunque esta es su primera visita a México, el actor brasileño dijo que conoce de la existencia de sus admiradores desde hace tres décadas y tenía muchas ganas de encontrarse con su público mexicano. Y adelantó que próximamente participará en alguna producción mexicana.

Previo a la proyección de la tercera cinta de su más afamada trilogía, Encarnación del demonio (2008), el actor convivió con su público y se tomó fotos y firmó libros, posters y películas.