Periodico Express de Nayarit
Inicio

¿Cuánto sale esa chingadera?

Francisco Javier Nieves Aguilarw

2013 / 10 / 10

No hace mucho, el periódico El Norte publicó que los alumnos mexicanos habían quedado calificados en Pruebas de Capacidad Académica en el lugar No. 56 -de un total de 63 países-, denotando con ello un bajísimo índice de conocimientos, principalmente en Matemáticas e Historia.

Lo que a continuación se narra sucedió en Monterrey y debería darnos vergüenza:

Resulta que un inspector de la SEP llegó de improviso a la Escuela Sec. No. 20 de la colonia Talleres. Y le hizo saber al Director de la misma que el motivo de su visita era tomar un reporte de evaluación sobre el conocimiento de los alumnos, principalmente de historia  -que era una de las áreas en las que más mal había salido-.

El Director lo llevó a uno de los salones de clase y ahí lo presentó con el profesor Jacinto Torres, quien era el que impartía dicha materia y le explicó el motivo de su visita.

Acto seguido y después de hacerle saber al profesor Torres como se haría la evaluación, le pidió que le proporcionara la lista del grupo y el Inspector eligió un chico al azar a quien le hizo la siguiente pregunta:

-Joven Luís Sáenz, ¿me podrías decir el nombre de la persona que quemó la puerta de la entrada de la Alhóndiga de Granaditas?

El joven bajó la cabeza y después de un rato era notorio que estaba muy nervioso, pues el Inspector notó que estaba sudando. Le dijo:

 -Bueno, si no me puedes decir el nombre, dime al menos su apodo.

El joven muy nervioso responde:

- La verdad, no lo sé, Sr. Inspector, pero le aseguro, por mi madre santa, que YO NO FUI.

En seguida, otro joven toma la palabra y dice:  

-Inspector, yo conozco a Luís desde hace mas de 5 años y es uno de los chicos más tranquilos de esta colonia, yo le puedo asegurar que ÉL NO FUE.

El Inspector frunce el seño y conteniendo el enojo -pues pensó que se trataba de una broma- les ordena:

- Por favor salgan ambos y váyanse de inmediato a la dirección, en un momento los alcanzaré y allá hablaremos.

Así los chicos toman sus cosas y abandonan el salón. Entonces, el profesor Torres interviene y le dice al Inspector:

- Señor Inspector, estoy seguro que ellos no fueron, ambos son muy tranquilos y si no se saben el apodo, ni el nombre del que quemó la puerta de la Alhóndiga, es porque ellos no se juntan con pandillas. Estoy casi seguro que eso más bien lo hicieron los del turno de la tarde.

El Inspector ya para ese momento no se puede contener y sale hecho una furia hacia la Dirección. Ahí le hace saber al Director que levantara un reporte pidiendo la remoción del Profesor Jacinto Torres.

El Director le dice:

-Le pido Sr. Inspector que NO haga eso. El Prof., Torres aparte de impartir la materia de Historia, también Imparte Biología, Civismo y Literatura. Nunca falta a clases y ya lleva aquí 14 años trabajando. En esta colonia, no es fácil conseguir maestros. Además, mire usted, tenemos el problema del Sindicato, también se nos echarían encima. Mejor dígame qué tan dañada quedó la puerta por el incendio y veremos si se puede reparar; y si no, pues ya en última instancia hacemos una cooperacha entre maestros y padres de familia y mandamos comprar una puerta nueva para la Alhóndiga. Total, ¿cuánto sale esa chingadera?