Periodico Express de Nayarit
Inicio

Empleadas domésticas de la zona norte sin derechos laborales

2012 / 04 / 11

Zona norte

Miguel Rentería. .- Aunque en teoría las empleadas domésticas tienen todos los derechos estipulados en la Ley Federal del Trabajo, la realidad es que en su mayoría no cuentan con todas las prestaciones sociales establecidas en la Carta Magna.

Como es el caso de uno de los municipios más pobres en la zona norte, que es Huajicori, donde una gran parte de sus habitantes mujeres viven en pobreza extrema y se tienen que ir a trabajar como empleadas domésticas principalmente al municipio de Acaponeta y una minoría a Tecuala, en donde tienen familiares.

Por eso, hoy en día se han presentado muchas situaciones en las que este tipo de empleadas han sido  despedidas después de laborar por varios años, sin recibir ninguna prestación de acuerdo a la Ley del Trabajo.

Sin embargo,  el artículo 123  de la Constitución Política Mexicana señala  que cualquier trabajo está regulado por la Ley Federal del Trabajo, y los que son por contrato de servicios profesionales están regulados por el Código Civil, pero fue en las reformas de 1970 cuando quedaron establecidas las condiciones del trabajo doméstico.  

Uno de los aspectos importantes a considerar en esta actividad como parte integral de su salario son los alimentos y el cuarto que se les presta cuando viven en su lugar de trabajo, pero pueden exigir todos los demás derechos, como son  antigüedad, prima vacacional e incluso se podría hablar de horas extras; aunque por acuerdo mutuo entre  patrón y empleado  no se firma un contrato en papel, hay un “contrato de voluntades” para crear, transmitir, modificar o extinguir obligaciones.

Pero nuestra realidad es otra, muchas de las personas que contratan este tipo de servicios no brindan todas las garantías de ley, esto debido a muchas circunstancias, primordialmente por la deficiente economía  que vive el país, en donde no existen condiciones para que en un hogar se tenga una empleada doméstica a la que le brinden todas las prestaciones de ley   por lo que deben tomarse en cuenta los acuerdos informales que se realizan, ya que “mientras la mala situación económica persista en el país, difícilmente podrá llegarse a una aplicación estricta de todos sus derechos laborales.

Aunque habrá de reconocer que existe  un desconocimiento general por parte de los patrones, quienes no saben que tienen obligaciones con sus empleadas domésticas, y de las trabajadoras que no hacen valer sus derechos; ya que es responsabilidad de la Procuraduría del Trabajo dar a conocer todo lo relativo a esta relación laboral.