Periodico Express de Nayarit
Inicio

Alex el “Chato” Arellano, a cargo de la portería Cora

2012 / 01 / 27

La historia futbolística del “El Chato” Arellano comienza a escribirse a sus 5 años dentro del equipo de la colonia Morelos, curiosamente como delantero desempeñando un papel extraordinario para los jueces de entonces “sus padres”, mismos que siempre lo han respaldado y han visto en Alex el deseo incansable por ser el mejor.

Hiperactivo por naturaleza, Alex cuenta que los guantes y la posición de portero los conoció a los 6 años gracias a que el arquero de su equipo no asistió ese día al encuentro; pecando de modesto “El Chato” dice que no lo hizo tan mal, pero estoy seguro que ese día conoció lo que es morirse en la cancha y levantarse como los grandes, después de todo había nacido un portero.

Apasionado por su nueva posición, vistió sus últimos uniformes en el amateur como el de Jersy en categoría infantil y Sufacen en juveniles; lo anterior  para darle el pase a aquello de lo que Alex siempre estuvo convencido, que el fútbol profesional era su camino, y a sus 15 años se incorpora a la Tercera División de Tecos, torneo de apertura 2007-2008, y de donde ascendiendo rápidamente el preseleccionado Sub 15 para el torneo de clausura a la Segunda División del Atlético Cuauhtémoc; de ahí se traslada a Zapotlanejo donde comienza a trabajar con la Segunda de Cuervos Negros. Es justo en este equipo donde lo recuerdos del “Chato” salen a relucir comentando que un encuentro contra Chihuahua no se le olvida ya que su participación fue muy buena al responder ante varias jugadas de peligro, recibiendo el reconocimiento de la afición; posteriormente por su entrega y rendimiento en la cancha de juego es considerado uno de los 3 mejores porteros de Segunda División.

En el 2010 regresa a Querétaro y prepara maletas para Delfines de los Cabos, Segunda División, equipo donde estuvo bajo la batuta de Camilo Romero, pero  bien dicen que no hay nayarita que no extrañe su tierra ni futbolista que no desee vestir los colores de las leyendas  del pueblo “Los Coras” del Deportivo Tepic. “En el fútbol ahora empiezo a conocer lo que significa llevar el nombre de tu estado en el pecho; eso es algo que no se compara con nada”.

Por otro lado no hay futbolista que no sea creyente o se encomiende a sus mejores aliados previo al partido, Alex Arellano atesora en cada minuto y en cada jugada los recuerdos más hermosos que le pudieron haber dado sus abuelas, sus principales promotoras en este deporte, las protectoras de un camino de triunfo, de victorias, de un trayecto difícil pero andado sin quejas, siempre con humildad. Apegado a una familia entregada al deporte el portero encuentra su respaldo lo que  hace que “El Chato” crezca cada  día más, “yo agradezco a mi familia todo el apoyo que me han dado, siempre he pensado que el compromiso de hacer bien las cosas en un partido va más allá, ya que los compañeros y los aficionados merecen que un servidor se entregue al cien en cada entrenamiento y cada partido, sin duda lo más bonito de jugar futbol es hacer lo que te gusta, lo que soñaste y hacerlo con alegría”.

Tal como la manifesté al inició escribir la vida dentro del futbol de Alejandro Arellano resultó fascinante y todo un reto,  imaginar cada movimiento, viaje, caita, atajadas, penales parados, lesiones, goles, triunfos hasta derrotas se convirtió en todo un espectáculo en la cabeza de un servidor, conmovedor sin duda y así es el futbol visto desde los ojos de este arquero que ha sabido darse entero en cada encuentro, hablando con los puños cuando hay que salir, desgarrando la voz cuando es necesario sacar a la defensa y pintando los sueños del color de un esférico para poder alcanzarlos, y en este sentido mi estimado Alex “por algo Dios te hizo Portero”.w