Periodico Express de Nayarit
Inicio

Alertan por extorsiones telefónicas

2010 / 07 / 02

Amatlán de Cañas, julio 01.- (Redacción).- Una conocida y muy respetable maestra de Amatlán de Cañas a punto estuvo de caer en las garras de los timadores, de esos que usan la vía telefónica para engatusar a sus víctimas argumentando que son familiares y que se encuentran en problemas.

Por respeto a esta maestra el Express Regional dispuso no dar a conocer su nombre; sin embargo, sorprende mucho la burda forma como fue engañada, pero los maleantes afortunadamente no lograron su objetivo.

El mismo ardid, la misma treta: “¡Tía, tía! ¿Cómo está? ¿Qué dicen mis primos?”, fue lo primero que escuchó la referida maestra.

Ella de momento se quedó estupefacta, pensativa, pensando quién era esa persona que le hablaba con mucha familiaridad; y el tipo, muy astuto, argumentó que era su sobrino. “¿Luego no te acuerdas de mi?”, le dijo.

La maestra, aunque confundida, pensó que quizás sí se trataba de un sobrino. “Te tengo una sorpresa –le dijo éste— ya voy para Amatlán, voy de vacaciones”.

Total, el diálogo se extendió por casi cinco minutos, y al final acordaron que ella lo recibiría con una suculenta comida y hasta se comprometió a comprar unos kilitos de carne en Ixtlán del Río para festejar la bienvenida.

A eso de las 11 de la noche la mujer recibió una nueva llamada del falso sobrino. “Tía, ya estoy en Guadalajara, pero tengo un problema. Me detuvieron por unos papeles que me hacían falta y necesito 11 mil pesos, ¿me los puedes depositar?”, le dijo.

Hasta ese instante la maestra todavía seguía pensando que se trataba de un sobrino, por lo que empezó a reunir algunos ahorros, e incluso pensó retirar dinero del banco a fin de completar la citada cantidad; pero de pronto se le ocurrió llamar a su hermana, es decir, la presunta madre del impostor, siendo entonces que se dio cuenta del engaño, pues su famoso sobrino se encontraba en casa.

La maestra no tuvo más remedio que reconocer su inocencia en estos casos; “y yo creo que hasta me va a subir la azúcar”, señaló, con un dejo de vergüenza y enojo.w