Periodico Express de Nayarit
Inicio

Taxistas de La Concha, Sinaloa  Fueron despojados de sus unidades de trabajo

2010 / 03 / 17

La Concha, Sinaloa/Marzo 16 de 2010. (Juan Fregoso).-El pasado cinco de marzo fueron detenido por Inspectores Federales, presuntamente de la SCT, dos taxis de La Concha, Sinaloa, argumentando que siendo la carretera federal, para que los taxistas puedan trasladar pasaje necesitan permiso federal, denunciaron los afectados en una carta dirigida a este diario.

Los trabajadores fueron interceptados a la altura del crucero de Acaponeta por una volanta, de la cual descendieron los presuntos inspectores federales, los cuales arbitrariamente bajaron el pasaje que traían, alegando que sólo cumplían órdenes giradas por las autoridades de la ciudad de México. Con ese cuento les decomisaron sus unidades de trabajo, las cuales fueron a parar al corralón.

Los taxistas esgrimen que esto es un abuso, un atropello de las autoridades que no toman en cuenta los problemas económicos que está padeciendo el pueblo mexicano, al suspender el trabajo honesto y decenas de años de servicio de los taxistas de La Concha y lugares aledaños, explican los señores Carlos Domínguez Hernández y Ramón García Moreno, propietarios de los vehículos confiscados por supuestos inspectores de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

De acuerdo a la información proporcionada en su escrito y del cual tenemos copia, los afectados relatan que los agentes federales les dijeron que “la multa para los taxistas que se atrevan a realizar su honesta labor de llevar personas de la Concha hacia Acaponeta y viceversa, corresponderá a 500 salarios mínimos (algo así como 27 mil pesos, cada chofer), aparte tendremos que pagar la estancia en el corralón, que asciende por lo menos a 50 pesos diarios”.

Dicen los agraviados que “pagar una suma así para un taxista de La Concha resulta impensable (o un robo), al ser un trabajo económicamente precario e inestable; el nivel de pasaje bajó mucho en la última década y aumentó considerablemente el tránsito de autobuses y taxis de otras localidades que levantan pasaje de La Concha”.

Y agregan: “para nosotros es difícil lidiar con el sustento de mínimo cuatro personas en nuestras casas, aparte del mantenimiento diario del vehículo, del gasto constante de la gasolina, así como del sin fin de pagos y exigencias, tales como hacienda, sindicato, tenencia, calcomanía, revisión mecánica, seguro del viajero y todo lo que vaya saliendo”.

La denuncia resumida plasma el sentir y el malestar de estos trabajadores que dan servicio a estudiantes originarios de Sinaloa y que estudian en Acaponeta. Por ello, consideran una arbitrariedad el hecho de que las autoridades les hayan quitado sus vehículos, exigiéndoles que adquieran el permiso federal correspondiente, como si tratara de comprar un chicle, dicen.

Los quejosos concluyen expresando que “la compra del permiso federal no está a nuestro alcance y estos inspectores nos están arrebatando injustamente nuestro derecho a trabajar honradamente, pues nos están exigiendo el pago de una multa exorbitante, que no podemos pagar ni siquiera con un año de trabajo”.w