Periodico Express de Nayarit
Inicio

Pivotes de la economía amatlense

2010 / 02 / 10

El Rosario; febrero 6.- (José David Sánchez Hernández).- En esta ocasión, antes de empezar este artículo, quiero mandar un saludo a todos mis lectores y agradecerles todos sus comentarios y sugerencias de mis anteriores colaboraciones. Y, además, advertirles que sin la intención de usurpar esta noble profesión, que es el periodismo, su servidor ya volvió a las andadas en este 2010, para informar y analizar los sucesos, hechos y cosas que pasan en el sureño municipio de Amatlán de Cañas. Y como ya dije, pues, a darle que es mole de olla.

En México, ya todos sabemos y reconocemos que estamos amolados; ya sea por la partidocracia a la cual ya no se le haya ni cola ni rabo y la cual es origen directo de la corrupción; ya sea por la religión que nos da el alimento del fanatismo y la homofobia; o sea por las diferencias sociales y la desigualdad económica que da como resultado la delincuencia organizada Porque hay que recordar que desde un punto de vista económico el crimen organizado es otra forma de distribuir y apoderarse de la riqueza.

Y sin el afán de aplicar un cliché de las clases sociales, que las divide en altas y bajas para diferenciar entre los pudientes y los desposeídos, podemos reconocer que existen niveles, si se aplica el factor de la desigualdad. Es decir, niveles muy marcados y notables entre mexicanos de primera, segunda, y hasta tercera; ya que podemos encontrar a un amplio sector de la población rural que son los “DESPOSEIDOS”, aquellos que no cuentan con ningún activo productivo y, además, nunca son considerados por las políticas gubernamentales. Son aquellos que no tienen tierras para sembrar, los que no tiene ganado, los que nunca han recibido Procampo o algún apoyo del gobierno vía subsidio, son aquellos que sólo tienen su fuerza de trabajo; son los jornaleros, los que se van al norte, los trabajadores agrícolas migrantes.

Ya sea que se vayan a la Unión Americana, a estados como Carolina del Norte, Virginia, Tennessee o Kentucky, ó a Canadá a cualquiera de sus provincias, son aquellos que en los meses de marzo a mayo inician su éxodo, para tener como resultado el envío de remesas para sus familias.

Si me preguntaran: ¿Son ellos mexicanos de tercera?, contestaría que sí de manera enfática, para que quedara claro. Porque a pesar de ser mexicanos, son los que nunca se ven, los que nunca son tomados en cuenta para los apoyos del gobierno, ya sea federal, estatal o municipal. Y no me dejarán mentir. Porque los apoyos son siempre para los agricultores, los ganaderos, los prestadores de servicios, para los burócratas pero nunca para los jornaleros. Para ellos nunca han existido políticas públicas o gubernamentales para atender sus necesidades de salud, educación y vivienda, acceso a la cultura y posibilidades reales de desarrollo en la tierra que los vio nacer.

Y como muestra basta un botón, si revisamos y buscamos a los jornaleros en el Plan de Desarrollo Municipal de Amatlán de Cañas, en ninguna de sus partes los encontramos, evidencia clara que para el gobierno municipal no existen.

Son los que no existen, los que no se ven y los que le dan dinamismo a la economía municipal con sus remesas que se reciben semanal o quincenalmente.

Ojo, autoridades municipales, si creen que están haciendo bien su trabajo, pues no es cierto y dejen a un lado su autocomplacencia y conformismo y reconozcan que por los jornaleros no están haciendo nada.

Así que ahí les dejo unas ideas para que las analicen y quizá, quizá sirva como un inicio para atender a este amplio sector de la población rural.

¿Por qué no crear un programa de apoyos para gastos en trámite de pasaporte, asesoría, etcétera, para aquellos jornaleros migrantes que ya han ido en otras ocasiones a los países del norte y que todavía tengan intenciones de ir; ya sea porque ya tiene patrón o porque es la única posibilidad para trabajar y llevar el alimento a sus casas?

¿Por qué no revisar los padrones de beneficiarios del DIF, ya sea de becas escolares o despensas, y poner como beneficiarios prioritarios a los hijos de jornaleros migrantes?

¿Por qué no crear el “Día del Migrante”, y que este día sirva como fecha para honrar y reconocer el esfuerzo que hacen nuestros héroes del siglo XXI?, y que sirva como espacio, para el esparcimiento sano, acercamiento a la cultura y para la unidad y reconciliación de todos ellos.w