AL GRITO DE “YO SOY SUTSEM”, SINDICALIZADOS PARALIZAN OFICINAS DE GOBIERNO

 

Tepic//Ramón Vargas
La amenaza de paralizar este lunes todas las oficinas de Gobierno fue cumplida por el SUTSEM, organización sindical cuya secretaria general es la señora Águeda Galicia Jiménez.

Al grito de “yo soy SUTSEM”, miles de trabajadores sindicalizados, incluyendo los que están de vacaciones pero que estaban a modo por no andar fuera del municipio donde laboran, cerraron los accesos de dependencias de gobierno desde minutos antes de las 9 horas.

Su movimiento, explicaron los dirigentes del sindicato, es porque la parte patronal no ha cumplido con un total de 22 puntos considerados como parte de sus derechos, entre los que destacan los siguientes:
Por la abrogación del estatuto jurídico por medio de la aprobación de una Ley Laboral Burocrática que califican como retrógrada y leonina.

Por negares a firmar y actualizar el convenio laboral que tiene vigencia desde 2013.

Por no permitir que se cubran las vacantes e interinatos, mientras el gobierno continúa realizando contrataciones innecesarias.

Por negarse a basificar trabajadores que tienen hasta 25 años de servicio y reúnen los requisitos para obtener ese derecho y

Por no rendir informe y realizar auditoría de la situación que guarda el fondo de pensiones, entre otros.

No hubo instalaciones gubernamentales que se salvarán del paro laboral ordenado por el SUTSEM, como tampoco había visos, hasta el momento de redactar esta nota, de que las partes en conflicto lleguen a un acuerdo.

Por lo pronto hubo funcionarios, como Luis Alonso Tahuahua González de la Dirección de Tránsito del Estado, que al ver la imposibilidad de abrir las puertas de las oficinas, ocuparía a una gran parte del personal a su cargo en operativos para detectar anomalías de su competencia en las calles.

Otros, simplemente se tomaron el día de descanso al igual que sus trabajadores de confianza, luego de pasar lista de presentes para no correr el riesgo de que les descuenten el día, tal como lo hará el gobierno con los trabajadores sindicalizados.